Detenidos en Chelva por repartir cocaína con el carrito de su hijo

Los compradores también llegaban hasta la puerta del domicilio de la pareja y se efectuaba el intercambio de droga y dinero en el portal o desde la ventana lanzaban la dosis.

 

La Guardia Civil ha desmantelado un punto de venta de droga en Chelva (Valencia) dirigido por una pareja que aparentemente usaba el carro de su hijo menor para esconder y repartir la cocaína en la vía pública y una vez que los compradores hubiesen contactado con ellos mediante una aplicación de mensajería instantánea.

La operación empezó a inicios de junio cuando los Guardias Civiles advirtieron un punto de venta de droga establecido en una residencia ubicada en un segundo piso de un edificio de la localidad, como en la vía pública, donde asimismo se efectuaban las transacciones, conforme ha informado el instituto armado en un comunicado.

Fruto de la investigación se pudo contrastar que se trataba de una pareja, que aparentemente empleaba el carro de su hijo menor para esconder y repartir cocaína en la vía pública.

El ‘modus operandi’ de esta pareja consistía en que los compradores contactaban con ellos por medio de una aplicación de mensajería instantánea, donde pedían la cantidad de sustancia que deseaban, como la hora y sitio para efectuar la adquisición.

De las investigaciones efectuadas, los agentes observaron «meridianamente» de qué manera además los compradores llegaban hasta la puerta del domicilio de la pareja y bien se efectuaba el intercambio de droga y dinero en el portal, o desde la ventana lanzaban la dosis a sus clientes del servicio, a los que les fiaban la cantidad adquirida.

Tras las distintas gestiones de los agentes, se efectuó un registro en la residencia donde encontraron más de ochocientos cincuenta euros en efectivo, múltiples envases para la distribución en dosis de cocaína y un listado de compradores que debían dinero por la droga fiada.

La operación acabó con la detención de un hombre de treinta y ocho años y una mujer de treinta y siete, los dos de nacionalidad de España, por un delito contra la salud pública. En el instante de la detención, portaban dentro de un vehículo una maleta con mil euros en efectivo en billetes de veinte euros.

Merced a esta operación se ha desmantelado por completo este punto de venta. Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número siete de Llíria.