Dimite el subsecretario de Agricultura Alfons Puncel tras el cese de Mollà y critica las «disculpas autoconstruidas» para su destitución

A su juicio, es "lamentable" y "mediocre" mas "poco más se puede aguardar de determinadas incapacidades morales e intelectuales de aquellos que se adhieren a la política de la cancelación".

 

El subsecretario de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Alfons Puncel, ha anunciado en redes sociales que deja su cargo horas después tras el cese de la, hasta este martes, titular de este departamento, Mireia Mollà, y con críticas a las «disculpas autoconstruidas» para esa destitución. Conforme destaca, dimite por «razones personales» pues comprende que la política es «un tema personal».

Puncel apunta en su despedida que no se va «por una adhesión inquebrantable» a Mireia Mollà sino más bien «por razones morales y estéticas»: «Por ética, pues no hay razones o las que se afirman son abominables y por estética por el hecho de que las forma de proceder son deplorables».

No deseo con mi presencia acreditar esas conductas. Además de esto, el cese distancia más a la ciudadanía, particularmente a la exigente ciudadanía de izquierdas, de la política que lo que solicita es todo lo opuesto a purgas, esto es sumar, percibir, discutir, contrastar, admitir que absolutamente nadie solo tiene todas y cada una de las razones.

El hasta el momento subsecretario autonómico, de Iniciativa, como Mollà, además apunta,

Podría contar los sucedido a través de un símil, como aquel de unos grandes almacenes, mas no. Mi moral me fuerza a ser más claro por respeto a terceros.

Explica el hasta hoy subsecretario, que destaca asimismo,

La vicepresidenta, Aitana Mas, cesó a Mollà con una llamada, de quince segundos y sin dar tiempo para solicitar explicación razonable a la aún consellera probablemente porque no había razones para esto, a menos que admitamos pulpo como animal de compañía.

Conforme Puncel, se cesa a Mollà «por temas de partido, lo que ya es una grave distorsión del término y la acción política, transformando esta noble actividad en un tema de egos que, sospecho; aunque he de confírmalo, va más allá de la propia Aitana, siguiendo la máxima de,

Después de mí el caos y si no estaré en política pues, me llevo por delante a todo cuanto quiero.

En esta línea, agrega que se cesa a Mollà poniendo sobre la mesa el razonamiento de la «autonomía de cada partido en la alianza» y cuestiona,

Realizar este cese a un par de días de presentar el último presupuesto del Botànic II, a 4 meses de las elecciones, difíciles, con un grado de inseguridad entre la ciudadanía afín a otros periodos de la historia de España; con energía nuclear por medio, cuando lo que solicita la Historia, el cambio civilizatorio al que estamos asistiendo,  es que la izquierda, ante esa inseguridad, fortalezca los puentes, las conversaciones y las coaliciones.

«Este cese va en sentido opuesto«, resalta y estima que la dirección actual de Iniciativa «ha optado por mirar cara dentro, fortalecer sus convicciones que ignoro, deshacerse de toda crítica, asegúrese a través de acuerdos internos puestos de salida en las próximas elecciones frente a la patentiza personal de que ‘fuera no tiene nada’, anulando las primarias para reducir la competencia y…. poco más». Asevera.

«INCAPACIDADES MORALES E INTELECTUALES»

A su juicio, es «lamentable» y «mediocre» mas «poco más se puede aguardar de determinadas incapacidades morales e intelectuales de aquellos que se adhieren a la política de la cancelación». En esta línea estima que, para «ejecutar» esa destitución, «asisten a disculpas autoconstruidas, a mentiras» como que negociaba los presupuestos, críticas a otros departamentos o falta de reconocimiento a la vicepresidenta.

Para Puncel, se trata de «tonterías, falsedades, excusas, mentiras». «La cuestión es simple, nada de voces que piensen independientemente. No hay razones de gobierno, no hay razones de administración, no hay razones de proyecto hay, simplemente razones, de mediocridad intelectual y política«, remarca.

Llevo cuarenta y cinco años de militancia política y he visto, a veces en vivo y en riguroso directo, purgas de limpieza interna. Yo he sido en múltiples ocasiones purgado y todas y cada una han acabado de igual manera. Sean las del PCE (varias) sean las de Esquerra Unida (consecutivas) todas y cada una han acabado con la implosión de esas organizaciones. Es prácticamente un hecho físico regido por las leyes de la termodinámica. Cuanto más pequeño es el contenedor, la presión interna y el valor aumentan terminando con el contenedor por explosión o por disolución.

Ha concluido, el hasta ahora,  subsecretario de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Alfons Puncel.