Dos detenidos por el robo en viviendas con el método ‘impresioning’ – VÍDEO

Dos detenidos por el robo en viviendas con el método ‘impresioning’ – VÍDEO

Los autores accedían a las viviendas sin dejar daños visibles en las cerraduras.

 

La Guardia Civil de Valencia ha detenido a los ladrones responsables de cometer robos de joyas en la Comarca de la Huerta Sur (Valencia). Todo se inició cuando una patrulla de la Guardia Civil realizaba un dispositivo de seguridad ciudadana para la identificación de personas y vehículos, y procedieron a la identificación de un vehículo sospechoso.

Durante el registro del vehículo, se encontró una bolsa que contenía herramientas específicas utilizadas para robar en domicilios mediante el método conocido como «impresioning». También se hallaron guantes y otras herramientas pequeñas como destornilladores y llaves inglesas, las cuales son utilizadas para llevar a cabo los robos sin dejar daños visibles en las cerraduras.

Las herramientas encontradas fueron incautadas, ya que son de uso específico para llevar a cabo entradas ilícitas en viviendas. En el mismo lugar donde se hallaron las herramientas, se descubrieron diversas joyas sueltas que contenían elementos identificativos. A través de las denuncias interpuestas por robos en diferentes localidades como Paiporta y Alfafar-Catarroja y zonas cercanas, se pudo localizar a los propietarios de las joyas encontradas en el registro del vehículo, lo que confirmó que se trataba de efectos procedentes de robos.

Además, los ocupantes del vehículo tenían en su posesión herramientas aptas para llevar a cabo robos en domicilios, por lo que se inició una investigación sobre ellos.

La actuación de la Guardia Civil ha permitido detener a estos ladrones y recuperar las joyas robadas, brindando mayor seguridad a los habitantes de la zona.

Después de estudiar el patrón de conducta seguido en una serie de robos, se pudo confirmar que los individuos involucrados estaban dedicados al robo en viviendas. Las denuncias relacionadas con los robos corroboraron las sospechas iniciales, ya que todos los robos compartían un patrón común: se llevaban a cabo en ausencia de los moradores durante los fines de semana y sin dejar rastros de forzamiento en las cerraduras. Además, los ladrones siempre dejaban una puerta o acceso trasero preparado para escapar en caso de que los moradores regresaran, y registraban los cajones del mobiliario de manera muy específica. Estos datos se obtuvieron a través del estudio de las Inspecciones Oculares realizadas en los domicilios que habían sido asaltados por los individuos identificados con las herramientas y joyas incautadas al principio.

Relacionados  Herido de gravedad un ciclista de la Vall d'Uixó tras impactar contra una bionda en Soneja (Castellón)

Así comenzó la Operación ‘KEYMASTER’, que tras una minuciosa investigación reveló que los autores podían estar recibiendo ayuda de sus parejas sentimentales para vender las joyas robadas. Durante las vigilancias efectuadas, se descubrió que las joyas no se vendían en establecimientos habituales de compra-venta de oro, sino que su destino era el mercado negro, donde particulares fundían el oro para eliminar su trazabilidad y dificultar su reconocimiento por los legítimos propietarios y por las autoridades.

La explotación de la operación tuvo que adelantarse debido a que los agentes tuvieron conocimiento directo de que uno de los implicados ejercía violencia de género sobre su pareja, lo que hizo prioritario garantizar la seguridad de la víctima. Por lo tanto, se procedió a la detención de los delincuentes justo después de cometer un robo con fuerza en la localidad de Massanassa. Durante la detención, se encontraron ocultos en la parte cubierta del cambio de marchas del vehículo, dentro de un calcetín, otro juego de herramientas para abrir puertas por el método «impresioning», y dentro de un bote de chicles, también oculto, un colgante valorado en 3000 euros.

En los registros realizados en los domicilios de los autores, dos en Aldaia y otro en La Pobla de Farnals, se encontraron más joyas y objetos procedentes de los robos.

Los detenidos son dos hombres, uno de 38 años y otro de 40, de nacionalidades española y argentina, y se les imputan cuatro delitos de Robo con Fuerza en casa Habitada y un delito de malos tratos en ámbito familiar (Violencia de Género).

La investigación fue llevada a cabo por agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Compañía de Paiporta. Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Torrente.