Educo alerta: 850.000 niños sin beca comedor durante 80 días de verano

Educo alerta: 850.000 niños sin beca comedor durante 80 días de verano

La organización urge una coordinación eficaz entre administraciones para clarificar las ayudas estivales a niños vulnerables.

 

Educo ha señalado que durante los 80 días de verano, los 850,000 niños en España que reciben beca de comedor escolar se quedan sin este apoyo, lo cual pone en riesgo la alimentación completa y saludable de la infancia vulnerable durante las vacaciones.

En su informe ‘Los derechos de la infancia no se van de vacaciones‘, presentado el jueves, la organización destaca la situación de estos niños más vulnerables durante el verano.

Según la directora general de Educo, Pilar Orenes,

El derecho a la alimentación de estos niños está comprometido.

Aunque existen algunas ayudas de las administraciones y entidades sociales para garantizar estas comidas, es difícil determinar cuántos niños se benefician de ellas y si cubren todos los meses de verano.

Además, Orenes alerta sobre la falta de coordinación entre los diferentes actores que proporcionan ayudas para campamentos de verano destinados a familias vulnerables, lo que dificulta tener un panorama claro sobre la complementariedad de las ayudas, el presupuesto total y el número de beneficiarios.

Es sabido que estos campamentos no siempre incluyen la alimentación, no llegan a todos los que lo necesitan, no cubren todos los costes y no abarcan todo el periodo vacacional.

Subraya la directora general de la ONG que defiende los derechos de la infancia.

Por ello, la organización insta a una mejor coordinación entre todas las administraciones para obtener una visión completa de las ayudas que reciben en verano los niños vulnerables, debido a la falta de información y transparencia. Además, exige que todos los niños y niñas tengan asegurada una comida saludable los 365 días del año y, especialmente en verano, acceso gratuito a actividades recreativas de calidad.

Según una encuesta realizada por Educo en 200 centros escolares participantes en sus programas, solo una de cada siete escuelas (14,3%) afirma que los niños con beca de comedor durante el curso tienen garantizada su alimentación en los meses de verano. En cambio, más del 25% indicó que la alimentación no tenía continuidad o era muy limitada, y cerca de otro 25% mencionó que, aunque había actividades de verano que incluían comida, pocos niños podían beneficiarse.

Observamos que solo una parte de la infancia vulnerable tiene asegurada una alimentación saludable durante todo el verano. Esto refleja cómo son olvidados durante las vacaciones, y no se trata solo de comer, sino de hacerlo de manera saludable, algo que resulta muy difícil para las familias con recursos económicos limitados.

Explicó la directora general de la ONG.

Además, la FAO ha destacado que mantener una alimentación saludable es seis veces más costoso que simplemente satisfacer las necesidades energéticas, y Educo advierte que, con el aumento de los precios, «las familias de bajos ingresos enfrentan mayores dificultades para llenar la despensa y comprar alimentos saludables como frutas, verduras o pescado».

Relacionados  Jóvenes premiados por su rendimiento académico en Castellón

El precio de la cesta básica ha aumentado casi un 40% en tres años.

En este contexto, la ONG recalca que el costo de la cesta básica ha aumentado casi un 40% en solo tres años, según denuncia la Organización de Consumidores y Usuarios. Entre los alimentos más afectados por estos incrementos están las proteínas, fundamentales para el desarrollo saludable de la infancia, tanto físico como mental.

En España, los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística indican que el 6,9% de los menores de 18 años no puede permitirse consumir carne, pollo, pescado u otras fuentes proteicas cada dos días.

Pueden encontrarse más de medio millón de niños y adolescentes que no reciben suficientes proteínas adecuadas para su edad. Esta es la cifra más alta desde 2004. Las familias vulnerables tienen pocas opciones. Compran lo que pueden, que no siempre es lo más saludable, con los ingresos que tienen. Esto aumenta el riesgo de malnutrición.

Explicó Orenes.

Educo también destaca el papel educativo de los campamentos y colonias de verano. «Son espacios donde los niños pueden seguir aprendiendo a través del juego, el deporte y actividades culturales y de ocio. Disfrutan de unas vacaciones reales, descubren cosas nuevas, en lugar de quedarse en casa, a menudo solos porque sus padres trabajan y pasan calor», añadió.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que el 34,1% de los menores de 18 años no pueden irse de vacaciones ni una semana al año y que el 19,90% vive en hogares donde no se puede mantener una temperatura adecuada.

Desde 2013, Educo ha implementado su programa ‘Beca Comedor‘, que garantiza al menos una comida completa y nutritiva a los niños más vulnerables que no reciben suficientes ayudas.

Durante el año escolar, el proyecto se desarrolla en las escuelas y durante el verano en campamentos y colonias organizadas por entidades sociales en todo el país. Tras más de diez años de existencia del programa ‘Beca Comedor Educo’, la organización ha otorgado más de 64.000 becas y ha proporcionado más de 5 millones de comidas.

Este junio, la ONG lanzó una campaña que destaca el temor de muchos padres a que sus hijos encuentren la nevera vacía.