El Acuerdo de Fadrell utiliza su mayoría para sacar adelante los Presupuestos de 2021

El tripartito impone su mayoría en un pleno sin el más mínimo consenso

El debate  de los Presupuestos 2021 no aportó nada nuevo a lo ya habitual en los plenos de nuestro Ayuntamiento, el 15-11 (Faltó Paula Archelós que disculpó su ausencia por motivos de salud), como si del descanso de un partido de balonmano habláramos, impuso la ley de los números con total ausencia de consenso y sin el más mínimo entendimiento entre la oposición y el Gobierno Municipal.

Al margen del Presupuesto, dos temas peliagudos se debatieron también, la composición de la Plantilla Municipal y la cesión a la Generalitat Valenciana de la gestión de los terrenos no urbanizables. Como era de esperar en ambos casos saltaron chispas por las decisiones unilaterales de un Gobierno Municipal que no cuenta con nadie a la hora de tomar decisiones que afectarán directamente al funcionamiento del Ayuntamiento en un futuro muy próximo.

El primer rifirrafe de la agitada mañana fue entre la Alcaldesa, Amparo Marco, y el concejal de Ciudadanos, Esteban Ventura, cuando la primera edil solicitó al concejal que retirara su afirmación de “los mismos perros con diferentes collares”, algo a lo que se negó el miembro del partido naranja al considerar que era una frase hecha y no un insulto. Curiosamente, la Alcaldesa no tuvo la misma actitud cuando Ignasi Garcia insultó al concejal de VOX, Luciano Ferrer, llamándole retrógrado.

Al margen de anécdotas, incluidas las intervenciones de Vicente Vidal, divertidas y al margen del habitual lenguaje político, el “rodillo” del Gobierno Municipal fue imponiendo su ley a lo largo de todo el Pleno.

Toda la oposición coincidió en que dejar en manos de la Agencia Valenciana de Protección del Territorio los 79 millones de metros cuadrados del municipio suponía una clara intención, por parte del Gobierno Municipal, de “quitarse de encima el muerto” de La Marjalería y las urbanizaciones de montaña que están dentro del municipio, algo que no sentó nada bien a los responsables de la decisión aunque no llegaron a explicar que ventajas suponía renunciar a una de las pocas competencias con las que actualmente cuenta el Ayuntamiento.

La frase de Luciano Ferrer, portavoz y concejal de VOX, que ha sorprendido a algunos compañeros de la prensa que no conocen ni a VOX ni a su concejal, resume claramente el pensar general de toda la oposición: “Este presupuesto castiga al trabajador, no ayuda al necesitado y prima al gorrón. Es políticamente inadecuado y oportunista”.

PP, Cs y VOX coincidieron en que estamos ante un presupuesto redactado para los intereses de los partidos que componen “Fadrell” y no para los de los vecinos.

Por último, la confección de la Plantilla Municipal dejó, otra vez, al descubierto los caprichos del Gobierno Municipal que fueron denunciados por los tres portavoces de la oposición. Se denunciaron amiguismos, movilidad a conveniencia y cesiones por parte del PSOE para contentar a Compromís y Unides-Podemos, ya que los cambios más notables en la Plantilla Municipal se producen en Cultura y Transición Ecológica.

Todo se aprobó, el 15-11 sin consenso dio para poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *