El alcalde califica la Ronda Suroeste como otro 2empastre» del PP

Benlloch: “La ronda Suroeste es otro empastre más del PP que estamos tratando de gestionar de la manera más eficaz posible”

El alcalde recuerda que “el PP del señor Casabó nunca destinó ni un euro a esta infraestructura” y achaca a la “nefasta gestión” de los populares los problemas para solucionar la conexión con la N-340 y los costes de mantenimiento del vial

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha explicado la situación del proyecto de la ronda Suroeste que ha calificado como una “infraestructura reivindicada y necesaria desde hace cuatro décadas en nuestra ciudad, que el Partido Popular convirtió en un empastre más que ahora estamos tratando de solucionar de la manera más eficaz posible y que será una realidad gracias a los actuales gobiernos del Ayuntamiento y Generalitat Valenciana”. El alcalde ha achacado a la “nefasta gestión del PP” el problema de la conexión con la N-340, que según el proyecto aprobado en su día durante el gobierno del PP corresponde ejecutar al urbanizador de programa urbanístico Espai Vila-real; asimismo, ha recordado que, en relación a los costes de mantenimiento de este vial, “el PP jamás planteó que los asumiera la Generalitat Valenciana”.

Benlloch ha salido al paso de las últimas críticas vertidas por el “Partido Popular de Vila-real que lidera Adrián Casabó, y que no sabemos si son afirmaciones malintencionadas o fruto del desconocimiento del nuevo presidente del PP local”. El alcalde vila-realense ha asegurado que “la ciudadanía tiene que saber la verdad sobre el proyecto de la ronda Suroeste, tiene que saber que, durante 20 años de gobierno en la Generalitat Valenciana (1995-2015) y 16 años de gobierno en Vila-real (1995-2011), el Partido Popular del que el señor Casabó se siente tan orgulloso no hizo más que expropiar a más de 200 propietarios y no pagar a nadie”. “En una etapa en la que había dinero a patadas para la Fórmula 1, la Copa América y otros excesos, no hubo ni un euro para una infraestructura imprescindible para el desarrollo económico de Vila-real”, recalca Benlloch.

“Es este gobierno del cambio en Vila-real quien paga, pese a la ruina que nos ha dejado el PP en Vila-real, más de 6 millones de euros por las expropiaciones de la ronda”, subraya el munícipe, al tiempo que recuerda que “la mala gestión del PP de Casabó es tal que algunos propietarios han acudido a la Justicia para recurrir la valoración de sus terrenos y estamos ahora pagando sentencias”. Como ejemplo, Benlloch ha citado varias resoluciones que se pagan con el presupuesto de 2021, “que llegaron justo cuando íbamos a aprobar las cuentas, y tuvimos que paralizar la aprobación para incluirlas y pagar más de 230.000 euros ahora, que se suman a los 90.000 euros que ya habíamos pagado a estos propietarios”.

Benlloch ha puesto en valor el esfuerzo del actual gobierno valenciano liderado por el socialista Ximo Puig que “en el momento más difícil, con una Generalitat en quiebra fruto del despilfarro y la corrupción del PP, ha hecho posible en sólo seis años la licitación y ejecución de la ronda Suroeste, una circunvalación de 3 kilómetros, con un coste de 8 millones de euros, fundamental para la Vila-real del 2030 y que será una realidad ahora”.

El alcalde ha incidido además, en relación la conexión de la ronda con la N-340,  que “gracias a la nefasta gestión del orgullo del PP de Vila-real del señor Casabó, esta conexión a la que estamos buscando soluciones corresponde, según acuerdo del pleno municipal, al urbanizador del programa Espai Vila-real, aquella gran estafa de centro comercial, Ikea y no sé cuántas cosas más que nos vendieron y que, como todo lo demás, no fue más que una enorme operación de especulación urbanística”. “El señor Francisco Camps se limitó a poner una primera piedra en mayo de 2011, en un acto por todo lo alto, y después dejaron un gran empastre que estamos intentando solucionar”, señala.

De la misma manera, “en cuanto a los costes de mantenimiento de la ronda, el PP jamás se planteó que los asumiera la Generalitat Valenciana al tratarse de una vía comarcal, y la prueba es que no se firmó ningún convenio ni se cedió el suelo al gobierno valenciano”. Por eso, “ahora estamos también tratando de solucionar este otro empastre con todos los medios que tenemos a nuestro alcance, hasta el punto de defender los intereses de Vila-real ante los tribunales, gobierne quien gobierne en la Generalitat”, afirma el alcalde. “Para nosotros, Vila-real es primero, y ojalá el PP del señor Casabó hubiera puesto por delante alguna vez los intereses de nuestra ciudad en vez de los suyos propios”.

Finalmente, Benlloch ha lanzado un mensaje de confianza a la ciudadanía porque “estamos tratando de solucionar este enorme empastre del PP del señor Casabó de la forma más eficaz posible, como ya hicimos en su día con el Palacio de Justicia, la piscina del Termet, la jefatura de Policía Local o la Biblioteca Universitaria del Conocimiento (BUC), entre otros proyectos inacabados o atascados que nos encontramos al entrar en el gobierno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *