El Ayuntamiento adjudica la rehabilitación integral de la Pérgola para convertirla en un espacio polifuncional

Amparo Marco afirma que el renovado inmueble actuará como “polo comercial” y consolidará a Castelló “como ciudad de congresos”

Las obras sobre el emblemático inmueble del parque Ribalta están cofinanciadas con fondos europeos y tienen un plazo de 9 meses

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Castellón ha adjudicado este jueves el proyecto de rehabilitación integral de la Pérgola para transformarla en un espacio polifuncional. La actuación, cofinanciada por el consistorio y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) será ejecutada por la UTE Pérgola Castellón, integrada por las mercantiles Becsa e Indertec. Las obras suman un presupuesto de 2.379.128 euros (IVA incluido) y tienen un plazo de ejecución de 9 meses.

La rehabilitación integral con fondos europeos del emblemático edificio del parque Ribalta tiene como objetivo reformularlo como espacio para eventos multitudinarios, como congresos y ferias, y convertirlo en polo comercial y plataforma de apoyo a las empresas y asociaciones locales. “Tenemos la oportunidad de adaptar a las necesidades de la sociedad actual y de la vida cultural y comercial de la ciudad este edificio tan querido y atado al sentimiento ciudadano”, ha indicado la alcaldesa, Amparo Marco.

El inmueble suma casi 2.800 metros cuadrados de superficie total y tiene capacidad para 1.500 personas entre la planta baja y las terrazas del piso superior.

Con esta actuación “vamos a potenciar esta zona de la ciudad y a transformar la Pérgola en un centro dinamizador que contribuya a impulsar el pulmón verde de Castellón; es un espacio emblemático que ha estado muchos años ignorado y ahora, gracias a los fondos europeos, vamos a poder ponerlo en valor”, ha añadido Marco.

La Pérgola se convertirá tras su reforma en un inmueble totalmente funcional y accesible. Se persigue además que el renovado edificio quede integrado en el entorno mediante un diseño con un impacto visual adaptado al parque. Para ello se propone demoler las construcciones que sobresalen del cuerpo principal del edificio, conservando su geometría y estructura; redimensionar el aforo conforme a las necesidades reales actuales; y utilizar materiales de calidad, con texturas y colores acordes con los del entorno inmediato.

La planta baja polifuncional, de casi 2.300 metros cuadrados y con capacidad para 1.300 personas, quedará diáfana y sumará un porche cubierto y abierto previo a los accesos del público y con un sistema de cerramiento acristalado que imprimirá más luminosidad al interior. Este porche se separa del exterior mediante una cancela ligera y transparente para evitar actos vandálicos. La mayor parte de planta baja se destinará al público e incluirá zonas reservadas a servicios higiénicos, locales técnicos y almacenes. Aquí se ubicará el escenario, en la misma posición que el actual, aunque con menor superficie.

Por su parte, un anillo exterior con terraza, abierto y parcialmente cubierto -a través de soportes y vigas dispuestos ‘radialmente’ para generar una imagen de ‘pérgola’- bordeará parte de la planta superior. En ella se excluye la presencia de público, salvo por el acceso ocasional y controlado a la terraza, y albergará servicios higiénicos y locales para instalaciones y almacenes.

El primer referente de la Pérgola data de 1925. De forma circular y al aire libre, se utilizaba para funciones y bailes y tuvo un coste de 7.276 pesetas. A partir de los años 60 se transforma en un espacio cerrado y cubierto para la celebración de espectáculos multitudinarios. El edificio actual se remonta a un proyecto de 1971 y consistió en el cerramiento total del perímetro. Durante este último medio siglo, el inmueble ha albergado innumerables actos festivos, sociales, culturales y deportivos.