El Ayuntamiento continúa con su campaña de acoso a la hostelería

El Ayuntamiento continúa con su campaña de acoso a la hostelería

De nuevo patrullas de la Policía Local recorren nuestras calles con absurdas órdenes a los hosteleros.

Desconocemos si al ayuntamiento le mueve el afán recaudatorio o es simplemente algo más que añadir a la “cruzada” municipal emprendida contra la hostelería.

Amenazando con multas cuantiosas advierten, ahora, a los hosteleros de la imposibilidad de tener en la vía pública mamparas, vallas o maceteros. Además imponen que todas las mesas estén montadas y todas las sillas colocadas sin poder apilar mobiliario y usarlo en la medida de las necesidades que la demanda determine.

El afán desmedido de nuestro ayuntamiento por retirarnos de la calle está perjudicando seriamente a los hosteleros castellonenses que tras la grave crisis sufrida se encuentran ahora con todo tipo de impedimentos para realizar su trabajo y poder levantar sus maltrechas  economías.

Con absurdos horarios y normativas se está consiguiendo que algunas zonas de Castellón, en otra época centro de reunión y buen ambiente, se conviertan en desiertos que ya empiezan a hacer inviables algunos negocios.

Relacionados  Premiada la escuela de hostelería y turismo del Grao de Castellón