El Botànic rechaza enmiendas a la totalidad a los presupuestos 2023 ante críticas de la oposición

Tras prácticamente 7 horas de discute, la mayor parte del Botànic en la votación ha impedido que estos proyectos vuelvan al Consell, con lo que se abre un periodo de presentación de enmiendas parciales hasta el próximo treinta de noviembre.

 

El pleno de Les Corts ha rechazado este lunes las enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición a los presupuestos de la Generalitat para dos mil veintitrés y a la ley de acompañamiento, entre críticas de «fantasía contable, desesperación electoral, utopía y divorcio con la realidad valenciana».

Entre los conjuntos, Mª José Catalá (PP) ha denunciado que son los presupuestos de un gobierno «agotado» y que la ley de acompañamiento «no acompaña», como que se han debatido «de un plumazo» al coincidir por vez primera en exactamente el mismo pleno, mientras que Ruth Merino (Cs) piensa que son un «copia pega» de años precedentes y están basados en datos «desfasados» y por su parte, Llanos Massó (Vox) dice que son irreales y «no recortan ni un euro de gasto».

Por el contrario, Ana Barceló (PSPV) ha acusado a la oposición de hacer una enmienda a la totalidad a todos y cada uno de los valencianos y valencianas, Papi Robles (Compromís) de tener una actitud «rebelde y contra todo sin causa» y Ferran Martínez (UP) de no aportar motivos para su rechazo a las cuentas.

A lo largo del discute, el conseller de Hacienda, Arcadi España, ha pedido el apoyo,

Para unos presupuestos diseñados para dar contestación con toda humildad y contundentemente a las preocupaciones de los valencianos y valencianas y así atender los retos del presente sin abandonar a edificar un futuro mejor, más justo y sostenible.

España (PSPV) ha señalado que el gasto real proyectado en las cuentas sube un seis con ocho por ciento con respecto a dos mil veintidós y está sobre la media estatal,

Cada veinticuatro horas se destinarán cincuenta con dos millones a sanidad, educación, igualdad, políticas inclusivas, vivienda y empleo.

Entre las partidas ha destacado que la Conselleria de Sanidad concentra el veintinueve por ciento del presupuesto, que la reforma tributaria servirá para mejorar la progresividad y la redistribución de los impuestos y que se dedica el cuarenta por ciento a la provincia de Alicante por «sensibilidad territorial».

Además de esto, ha puesto en valor la cantidad «récord» de transferencias del Estado, si bien ha remarcado,

No es suficiente pues el nuevo modelo de financiación autonómica no está definido y no se ha hecho nada para compensar la deuda por la infrafinanciación.

Por este motivo ha vuelto a defender la incorporación de la partida reivindicativa de mil trescientos treinta y seis millones.

¿Están a favor o contra el mayor gasto social de la historia? Hay que estar a la altura de las circunstancias.

Conforme el conseller de Hacienda, Arcadi España ha planteado a la oposición, instando a estos conjuntos a respaldar los presupuestos de la misma manera que hicieron con la convalidación de la reforma tributaria.

EL PP VE «ROTO» AL BOTÀNIC

Entre la oposición, el Diputado del PP, Rubén Ibáñez ha rechazado un presupuesto «apagado, reiterativo, derrotado» y «un catálogo de los incumplimientos de años precedentes», algo que ha ligado con la «fantasía contable» del Botànic.

Ha acusado a los consellers de estar «acabados, agotados y rotos», recordando las salidas en los últimos meses de Mónica Oltra en Igualdad, Ana Barceló en Sanidad o Mireia Mollà en Agricultura, y ha criticado tanto la «desesperación electoral» del tripartito como su «egoísmo político».

Como réplica, el socialista José Muñoz ha denunciado la «pobreza intelectual» del PP por «no proponer ninguna opción alternativa a los presupuestos», que ha reivindicado como «los primeros de la próxima legislatura», y ha asegurado que son una oposición «destructora y triste». «El partido que estaba secuestrado por la extrema derecha ahora está secuestrado por Ayuso«, ha dicho.

CS: «SU TIEMPO SE HA ACABADO»

De Cs, Tony Woodward ha justificado su enmienda a la totalidad contra unos presupuestos «utópicos, vacíos y populistas» que suponen «la constatación de un divorcio del Botànic con la realidad valenciana». Ha presagiado así que van a ser las últimas cuentas de este gobierno «por el hecho de que su tiempo se ha acabado».

Carles Esteve (Compromís) ha rebatido estas críticas aseverando que a conjuntos como Ciudadanos le aguardan «4 años más de oposición» y que los octavos presupuestos ‘botánicos’ son ambiciosos y prueban el buen funcionamiento de los servicios públicos.

VOX DICE QUE LOS SOCIALISTAS DEBERÍAN «REVOLVERSE»

Por su lado, la Diputada de Vox, Llanos Massó ha rechazado las cuentas y la ley de acompañamiento pues a su juicio solo sirven para «abonar las fiestas ideológicas» del Botànic con una reforma tributaria «sacada de la chistera». «¿Dónde se encuentran esos socialistas que han de estar revolviéndose con lo que pasa?», se ha preguntado sobre las «cesiones a marxistas e independentistas».

Ferran Martínez (UP) ha descartado estos razonamientos y ha convidado a la oposición a presentar enmiendas parciales a los presupuestos para plantear lo que defienden, como una bajada extendida de impuestos que en su entender solo provocaría recortes. «Tenemos un gobierno que marcha», ha remarcado.

LEY DE ACOMPAÑAMIENTO

Con respecto a la ley de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera y de organización de la Generalitat, la famosa como ley de acompañamiento a los presupuestos, el conseller ha recordado que incluye una nueva escala del IRPF para favorecer al noventa y ocho con siete por ciento de impositores, al lado de medidas como dar preferencia a víctimas de violencia sexista en actividades formativas de la administración.

«Esta ley les retrata», ha acusado la ‘popular’ Eva Ortiz sobre una regla que ha tachado de «chapuza legislativa por la cantidad de enmiendas a solas presentadas por los conjuntos del Botànic». Ha denunciado singularmente la supresión del plan anual de control de subvenciones y se ha preguntado si se acordó por «interés familiar» y no general, en referencia a las presuntas irregularidades en ayudas concedidas a empresas vinculadas a Francis Puig, hermano del ‘president’ Ximo Puig.

Como síndica del PSPV, Ana Barceló ha protegido que «todas y cada una de las ayudas se controlan» y ha reivindicado «una Generalitat transparente que nunca más sea de nuevo epicentro de tramas delictivas que desviaban recursos públicos a las cajas B de su amigo del alma».

Del resto de conjuntos, Yaneth Giraldo (Cs) ha acusado al Consell de «vaciar la ley de medidas fiscales de las medidas fiscales» y de usarla para eludir el trámite parlamentario y para recobrar proyectos como la oficina de derechos lingüísticos, mientras que José Mª Llanos (Vox) ha criticado el «uso malicioso y torticero» de esta regla al introducir «carga sectaria por la puerta de atrás».

En sus réplicas, Pilar Lima (UP) ha cargado contra la «desfachatez» de la oposición por demandar una bajada extendida de impuestos en un contexto de crisis y Papi Robles (Compromís) ha garantizado que queda «tiempo» para negociar las enmiendas parciales entre los asociados y que el «deseo» del Botànic es dar esta ley ya antes, por lo que «toman nota» para dos mil veintitrés.