El Botánico utiliza la cooperación al desarrollo para desviar la atención sobre su irresponsable gestión del coronavirus que ha provocado muchos fallecimientos y contagios

• Solo ha votado en contra VOX
  • Les interesa más exportar su plan para un nuevo orden mundial que atender a los valencianos más necesitados

 

 El consejo Valenciano de Cooperación Internacional al Desarrollo ha pretendido que se suscribiera por todos los grupos parlamentarios la Declaración Institucional (aprobada en su Comisión Permanente) frente a la crisis producida por la COVID-19, con el único voto en contra de VOX. En ese documento sectario e ideológico, respaldado por el Tripartito, sus agentes sociales subvencionados, y todos los partidos políticos salvo VOX, se utiliza la cooperación al desarrollo para desviar la atención sobre la desastrosa e irresponsable gestión del Botánico que ha provocado tantos fallecimientos y contagios por falta de acción, de previsión y de protección de los valencianos.

José Mª Llanos, Pdte y portavoz adjunto del Grupo Parlamentario VOX en las Cortes Valencianas, ha explicado a la salida de esta reunión que “No se puede pretender hacer fuera de nuestras fronteras lo que han sido incapaces de hacer medianamente bien dentro. Por otra parte, todos los recursos que se destinan para imponer una visión sectaria de la sociedad a cambio de esa ayuda económica, deberían destinarse prioritariamente a los más necesitados en nuestra Comunidad Valenciana, que cada día son muchos más. El empleo está en caída libre, los pequeños negocios, las pequeñas empresas y los autónomos, se están quedando sin recursos; pero al Botànic lo que le interesa es exportar su plan para un nuevo orden mundial, por todo el mundo. Primero quieren crear en la Comunidad Valenciana y en toda España una sociedad clientelar y subvencionada, que no levante la voz ante las migajas; y luego quieren actuar de igual manera en otros países, aprovechándose de su debilidad”.

Esto no es cooperación al desarrollo, esto es manipulación y aprovechamiento de las desgracias en beneficio propio. Y mientras tanto, exportan cambio climático, enfoque de género, empoderamiento de la mujer y confrontación de sexos, olvido de los ancianos y dependientes porque no entran en el concepto de la “utilidad”; en definitiva, la peligrosísima y antihumana Agenda 2030.

VOX no va a entra en ese juego macabro de control social y de manipulación de las conciencias, que pretenden bien sea con propaganda política pagada por todos los valencianos, bien mediante la creación de ciudadanos subsidiados y cautivos.

Llanos explica que “Es muy triste que ningún otro partido haya tenido la valentía de levantar la voz frente a estos desmanes de los agentes sociales subvencionados y un Gobierno del Botánico que no tiene bastante con intentar someter a los de aquí, sino que quiere hacer lo mismo con el resto del mundo. Con la pobreza, con la miseria, con las necesidades no se juega; no se hace política; no se crean súbditos de políticas totalitarias. Frente a la pobreza se actúa, se ponen medios de regeneración, de despegue, de creación de riqueza, dejando a los ciudadanos que piensen lo que les dé la gana. No es una contraprestación; es una obligación: ayudar a los de casa y, si se puede, ayudar a los de fuera. Pero llevando pan y medios para conseguirlo; no ideología”.

Deja un comentario