El Club de Rugby Castelló masculino demostró su poderío ante el Filo Rugby Club Getafe

Con solo diecisiete jugadores de la plantilla en convocatoria el equipo llegaba mermado y con los recursos justos para poder disputar un encuentro dividido en tres partes de veinte minutos.

 

Tras la fenomenal actuación del senior femenino frente al equipo visitante, llegaba la hora de pisar el verde para el conjunto masculino. El pasado sábado día 24 de septiembre por la tarde, en el campo local de Castelló, en el sindical. Novatos, recién ascendidos al equipo senior y jugadores en situaciones poco frecuentes para ellos, fue la tónica de una historia hace un tiempo contada, la de la lucha ante la contrariedad. Con un equipo considerablemente más rodado, el Filo Rugby Club Getafe empezó el encuentro imponiendo su ritmo de juego y estrenando el marcador cuando apenas pasaban unos pocos minutos del pitido inicial. De manera rápida, se dieron cuenta de las faltas del equipo local y procuraron explotarlas, forzando al Castellón a efectuar una primera parte singularmente dura en defensa.Tras unos ajustes tácticos en el descanso, el equipo de la provincia logró reducir la superioridad del equipo visitante implicándose más en la faceta ofensiva. Llegaba la presión y llegaban los ensayos por parte de los locales, desplegando un juego, quizá poco vistoso, aunque efectivo.

El partido se endurecía, y el cansancio y los golpes empezaban a hacer mella en los dos equipos, por lo que la tercera parte, se transformó en una lucha por buscar la superioridad física frente al estilismo en el juego.

Finalmente el resultado de la deportiva lucha fue 33 para el Filo Club de Rugby, 19 Club de Rugby Castelló masculino.

Cumpliendo el equipo local con la premisa con la que se salió al campo, valor, seriedad y deportividad, terminó así la jornada de rugby en la capital de la plana. Con un equipo en construcción donde se garantiza una sola cosa, la pasión y sacrificio que todos los miembros de la plantilla van a estar prestos a ofrecer a los seguidores del deporte oval en la provincia. Pues la arquitectura del éxito no se decreta por la altitud ni el brillo de las escarpados skylines de una ciudad, sino más bien por la firmeza y perpetuidad de los cimientos sobre los que se mantiene.