El coche delata el abandono de una bebé en un contenedor de Mallorca

El coche delata el abandono de una bebé en un contenedor de Mallorca

Dos implicados en el fallecimiento de una recién nacida al ser abandonada en un contenedor en Mallorca son enviados a prisión.

 

El Juzgado de Instrucción número 3 de Manacor ha decretado el ingreso en prisión de dos de los tres individuos detenidos el pasado viernes por su presunta implicación en el arrojo de una bebé prematuro a un contenedor de basura, lo que lamentablemente resultó en la muerte de la recién nacida. Este trágico incidente tuvo lugar en este municipio de Mallorca.

El círculo cercano y la investigación policial sugieren que la madre que abandonó a su bebé en un contenedor en Porto Cristo lo hizo debido a problemas familiares irreconciliables. La mujer ha mantenido durante años una relación tumultuosa y tensa con gran parte de su propia familia, lo que podría haberla llevado a intentar deshacerse de su hija recién nacida. El padre biológico de la niña, quien ingresó en prisión y luego se trasladó a la península, ha sido completamente exonerado de este trágico suceso.

La pareja actual de la madre tampoco está implicada en el caso. Todos los detenidos pertenecen a una familia de etnia gitana bien conocida en Porto Cristo y Cala Millor (Son Servera). Aunque están integrados en la comunidad, los tres tienen antecedentes policiales previos por diversas razones.

El informe preliminar del forense sugiere que la recién nacida estaba viva. La confirmación oficial de este hecho se obtendrá a través del examen forense, que reveló que la niña tenía aproximadamente 27 semanas de gestación. Los órganos de la bebé serán enviados al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Barcelona, donde se realizará un análisis microscópico para determinar si nació con vida o no. La clave, según fuentes del Instituto de Medicina Legal de Palma, reside en la observación de los alvéolos pulmonares, que pueden indicar si la bebé respiró antes de su fallecimiento.

La madre de la bebé, de 40 años y nacionalidad española, junto con su cuñado, enfrentarán prisión preventiva en la cárcel de Palma, ya que la jueza ha decretado esta medida sin posibilidad de fianza. En contraste, la tercera persona detenida, quien es la hermana de la madre y la pareja del cuñado, ha sido puesta en libertad provisional con la obligación de presentarse regularmente ante el juzgado.

Este trágico suceso ha conmocionado a la comunidad local y ha llevado a las autoridades a tomar medidas legales rigurosas contra los presuntos responsables.

Los lamentables acontecimientos tuvieron lugar el pasado día 2, alrededor de las 17:00 horas, en el núcleo urbano de Portocristo. No obstante, la Policía Nacional ha proporcionado hoy detalles sobre lo sucedido. El primer aviso provino de un vecino del área, quien alertó al servicio de emergencias del 112 sobre una discusión que estaba presenciando entre varias personas cerca de un conjunto de contenedores de basura. Minutos después, otro residente realizó una segunda llamada de emergencia al percatarse de que un hombre se acercaba a uno de los contenedores con una toalla en la mano, de la cual se había desprendido algo que identificó como una placenta con un cordón umbilical. Los servicios de emergencia se desplazaron al lugar de los hechos inmediatamente.

Relacionados  Absuelven a Rafael Amargo de acusaciones de tráfico de drogas

Los agentes de la Policía Local encontraron a la bebé en el interior de un contenedor de Mallorca y la llevaron a un hospital cercano, donde se le practicaron maniobras de reanimación. El jefe de la comisaría de Manacor, Gustavo Cervero, ha explicado que las descripciones proporcionadas por los vecinos permitieron identificar a la familia a través del coche, que estaba guardado en un garaje y presentaba rastros de sangre.

La detención de los responsables del abandono se llevó a cabo en un plazo de 24 horas después de los hechos, gracias a la información proporcionada por los testigos y la colaboración de una médica de Manacor que alertó sobre una consulta médica «sospechosa«.

Cuando los agentes llegaron a la residencia de la mujer el viernes por la noche, se encontraron con que había perdido una gran cantidad de sangre durante el parto y requería atención médica. El jefe de la comisaría de Manacor, Gustavo Cervero, explicó que la situación era delicada y se llamó a una ambulancia para trasladarla al hospital de Manacor bajo custodia policial.

Las investigaciones continuaron y al día siguiente se localizó a las otras dos personas que estaban con la madre en el momento de los hechos. Se trata de su hermana y el esposo de esta, ambos de alrededor de 40 años y de nacionalidad española, quienes residen en el área urbana de Son Servera.

Los investigadores consideran la posibilidad de que la mujer, que estaba en su 27ª semana de embarazo, se sintiera mal y llamara a su hermana, quien junto a su esposo acudió en coche para llevarla al hospital. Los tres estaban en el vehículo cuando la mujer dio a luz, según explicó Cervero. Sin embargo, no se ha establecido una hipótesis clara sobre las razones que llevaron a arrojar al bebé en un contenedor, y Cervero enfatizó que «las cuestiones familiares y personales son muy complicadas».

Parece que la intención inicial era llevar a la madre al hospital, pero decidieron detenerse a 500 metros antes y desechar al bebé en el contenedor en lugar de continuar hasta el centro médico. El padre de la recién nacida no está siendo investigado, ya que en el momento de los hechos y hasta el día de hoy se encuentra en la Península. A la espera de los resultados de la autopsia, la Policía Nacional trabaja con la hipótesis de que la bebé nació con vida y murió a causa de un traumatismo craneoencefálico.