El CSIF denuncia impagos a docentes y retrasos de dos meses en atención del servicio de nóminas de Conselleria de Educación

El sindicato alerta de casos como el de una profesora adjudicada en julio que aún no ha cobrado un solo salario este curso o de demoras de años en el pago de trienios.

El sindicato CSIF denuncia los impagos en los que está incurriendo el Consell con el personal docente y exige a Conselleria de Educación que lleve a cabo las medidas oportunas para ponerse al día. En este sentido, lamenta la indefensión de las personas afectadas, que pueden tardar hasta dos meses en ser atendidas por el departamento de nóminas. El ejemplo de una docente adjudicada en julio que aún no ha cobrado un solo salario este curso refleja la gravedad de la situación.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica, respecto a esta docente, que fue adjudicada en julio, y en septiembre, cuando se incorporó, la plaza no existía. Le adjudicaron otra similar de Secundaria, pero después de tres meses de trabajo aún no ha cobrado “porque no se ha autorizado desde Conselleria y no existe un procedimiento de abono ante situaciones de emergencia como esta”.

CSIF resume esta situación en que “una profesora puede estar un trimestre trabajando gratuitamente por un error administrativo, por la falta de gestión e implicación de Conselleria y por la inexistencia de trámites de urgencia de abono de nóminas”.

El sindicato alerta de que este caso, supera la “anormalidad” que Conselleria de Educación ya da como normal de que el colectivo docente sufra impagos los meses de septiembre y octubre por falta de recursos en los departamentos de nóminas y personal. La central sindical recalca que esta morosidad por parte de la Administración genera “desmotivación y una merma de la calidad en la educación al alumnado”.

CSIF hace hincapié en que el problema se alarga en muchas ocasiones a la totalidad del curso en lo que se refiere a demoras hasta dos años en el abono de trienios, sexenios o complementos por cargo directivo. Esta circunstancia se repite en el caso de cambio de número de cuenta, que puede tardar meses en tramitarse por el departamento correspondiente, de modo que el docente sigue recibiendo su salario en el banco del que ya no es cliente, con el añadido de gastos de comisión y otros conceptos perjudiciales que implica.

La central sindical recalca la “indefensión del colectivo docente”, al que le resulta imposible contactar por teléfono o por correo electrónico con el departamento de nóminas, saturado por la escasez de personal y que la Administración no refuerza. La cita previa la dan para pasados dos meses, con la “angustia y sensación de impotencia” que genera en el profesional afectado que no cobra todo o parte de su sueldo y que tampoco puede reclamarlo porque no recibe respuesta a los múltiples correos electrónicos que remite.

CSIF urge a Conselleria de Educación a solucionar estos graves hechos y a dotar de suficiente personal a sus departamentos administrativos. La central sindical considera “indignante que en la sociedad de la información y la comunicación en que vivimos existan estos problemas y, sobre todo, la falta de empatía por parte de Conselleria ante trabajadores que desarrollan su labor y que no reciben el salario que les corresponde para pagar sus gastos básicos de luz, agua o alimentación”.