El Gobierno sube el SMI un 8% hasta situar el sueldo en 1.080 euros

El Gobierno sube el SMI un 8% hasta situar el sueldo en 1.080 euros

Sánchez se ha posicionado con los trabajadores criticando que las empresas pagan "bonus millonarios" a sus directivos y "no suben un céntimo" a sus empleados.

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anuncia un aumento del 8% en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2023, llegando a un acuerdo con UGT y CCOO. El SMI será de 1.080 euros mensuales en 14 pagas.

Sánchez ha anunciado un aumento retroactivo del 8% en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) desde el 1 de enero de 2023, con objetivo de alcanzar el 60% del salario medio español. La lucha por mejorar las condiciones de los trabajadores y un reparto más justo ha empezado, dijo ante el Senado. El anuncio llega después de una reunión entre los secretarios generales de CCOO y UGT, la ministra de Trabajo y el presidente, con un acuerdo cerrado a pesar de la CEOE haberse desligado.

El Gobierno recibió recomendaciones de expertos para elevar el SMI entre un 4,6% y un 8,2% en 2023, situándolo en 1.046 a 1.082 euros mensuales (14 pagas), comparado con los actuales 1.000 euros. La subida propuesta del Ejecutivo a 1.080 euros cumple con lo previsto por Trabajo y está por encima de la propuesta de la patronal (1.040 euros) y por debajo de la demanda de los sindicatos (1.082-1.100 euros).

EL SEGUNDO PAÍS DE LA OCDE QUE MÁS HA SUBIDO EL SMI

En su discurso ante la Cámara Alta, el presidente destacó que España es el segundo país de la OCDE con mayor aumento en el Salario Mínimo Interprofesional, con un 36% de aumento desde el inicio del Gobierno actual. De 735 euros a 1.000 euros brutos mensuales (14 pagas), dijo Sánchez. Con la subida en 2023, el Gobierno cumplirá su compromiso de la legislatura de situar el SMI al 60% del salario medio español, según fija la Carta Social Europea.

Sánchez ha advertido que el objetivo del Gobierno no solo es una distribución justa de ganancias, sino también generar más riqueza y que no se quede en manos de unos pocos.

Que no se quede en las alturas, en los de arriba.

También ha señalado que la falta de aumento salarial para clases trabajadoras y medias en la última década se debió a un modelo económico basado en competir en costos y atraer empresas con salarios más bajos en comparación con Europa.

CRITICA QUE EMPRESAS AUMENTAN SUS BENEFICIOS Y NO SUBEN LOS SALARIOS

Relacionados  Ayudas del Gobierno por daños de inundaciones e incendios

Durante su discurso, Sánchez ha culpado a la política y al sector privado por la disminución del poder adquisitivo de los trabajadores. Como ejemplo, menciona que actualmente se requieren 8 salarios anuales para comprar un piso, en comparación con los 4 salarios necesarios en 1999. También critica la práctica de empresas de aumentar sus ganancias, dar bonos millonarios a sus ejecutivos y no aumentar los salarios de sus empleados.

Yo me pregunto si esta situación es justa.

Además se ha cuestionado el presidente después de  afirmar que si una empresa gana 600 millones de euros por qué destina parte de esa ganancia solo a unos pocos, como el consejero delegado, los consejos de administración o el director financiero y «no a los dependientes, administrativos o reponedores». «¿No tienen también mérito en ese éxito empresarial?. Yo creo que sí», ha enfatizado Sánchez.

El presidente asimismo ha cargado contra la «promesa» de la derecha política de bajar impuestos: «¿De qué le sirve a una persona que se le bajen 44 euros mensuales los impuestos si luego tiene que gastarse 2.500 euros en un seguro privado, en una guardería para su hijo o en una residencia para su madre?», se ha vuelto a preguntar el presidente.

También ha advertido, que los españoles cada vez tienen que invertir más dinero en servicios de la sanidad privada y ha acusado a la derecha de pretender convertir «los derechos en mercancía»: «Esto solo hace que cada vez seamos más pobres y menos libres. No es libertad, es esclavitud», ha alertado.

PREGUNTA A FEIJÓO QUÉ INTERESES DEFIENDE

Sánchez ha presumido de los datos económicos registrados durante el año 2022 y ha asegurado que sus previsiones «se han quedado cortas», ante el catastrofismo que ha venido vaticinando el PP los últimos tiempos.

Tras reprochar al líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, su negativa a medidas como la ‘excepción ibérica’, el presidente del Gobierno le ha preguntado qué interés defiende cuando en las comunidades autónomas que lidera su partido se están planteado recursos de inconstitucionalidad al nuevo impuesto temporal a las grandes fortunas.

Igualmente, Sánchez ha aprovechado para exigirle a Feijóo que «no hable mal de España» fuera de sus fronteras. «Con eso, nos podría bastar», ha zanjado el jefe del Ejecutivo.