El interior se beneficia especialmente de que la Diputación mantenga toda la provincia como territorio cardioprotegido

El Gobierno Provincial realiza el mantenimiento los más de 200 desfibriladores que tiene en los 126 municipios que lo solicitaron
  • Vicente-Ruiz: “Llegamos a toda la provincia prestando especial atención a las zonas más aisladas y con menos recursos”

 La Diputación de Castellón mantiene la provincia como territorio cardioprotegido con un servicio de desfibriladores que toma especial relevancia en las zonas menos pobladas y más alejadas de los núcleos urbanos en el interior. Y es que el Gobierno Provincial se hace cargo del mantenimiento de los más de 200 dispositivos y la formación necesaria para manejarlos después de esta innovadora iniciativa que le llevó a hacer de la provincia una de las primeras de España en contar con esta asistencia.

La diputada provincial de Acción Social, Elena Vicente-Ruiz, ha explicado que “este ambicioso programa de prevención de riesgo cardiovascular llega a todos los rincones de la provincia con especial atención en aquellos pueblos con menos recursos sanitarios por su tamaño y por su distancia con los grandes centros hospitalarios”.

El servicio que presta la Diputación con la distribución de estos dispositivos “en cualquier núcleo poblacional, independientemente de su tamaño, se dispone de las herramientas necesarias para combatir la muerte súbita y aumentar el índice de supervivencia en caso de parada cardíaca”.

Hay que tener en cuenta que para la distribución de los desfibriladores, la Diputación de Castellón ha tenido en cuenta el análisis de los servicios disponibles de los municipios solicitantes, así como el número de núcleos urbanos y la población que comprenden. Así las cosas, el Gobierno Provincial mantiene en cada municipio un mínimo de un desfibrilador, como es el caso de los municipios más pequeños, hasta los siete dispositivos DESA con los que cuenta la ciudad de Castellón.

Dispositivos fáciles de manejar

Cabe señalar que el equipamiento que mantiene la Diputación de Castellón a través de esta iniciativa está destinado al restablecimiento de un ritmo cardiaco eléctrica y mecánicamente efectivo ante casos de fibrilación ventricular o de taquicardia ventricular en ausencia de pulsocuenta, con 300 números de descargas y 13 horas de autonomía por desfibrilador y un periodo de garantía de 15 años.

Además, para que el uso del dispositivo DESA sea lo más sencillo posible, éste guía al operador en cuanto a la frecuencia de las comprensiones y cuenta con un dispositivo que establece la adecuada profundidad de las comprensiones a practicar.

Deja un comentario