El Museo de Etnología expone Castelló en legos

La Asociación Valbrick muestra construcciones de la plaza Mayor, el Fadrí y la concatedral, el western, Italia y la Edad Mediana con más de ciento noventa mil piezas.

 

El Museo de Etnología ha abierto las puertas a la exposición Castelló en bricks, organizada por la Asociación de Valencianos Apasionados a Bricks de Construcción (Valbrick) con la cooperación de la Concejalía de Cultura, en la que se pueden ver alrededor de diez construcciones efectuadas con más de ciento noventa mil piezas de lego, entre aquéllas que resaltan la concatedral de Santa María, el Consistorio y la plaza Mayor de Castelló, la ermita de la Magdalena, un poblado medieval, una urbe de Italia y un pueblo del western americano.

La primera edila de Castelló, Amparo Marco, así como la edila de Cultura, Verònica Ruiz, y el presidente de Valbrick, Stefan van den Hoogen, han asistido esta mañana a la apertura de la muestra, que se puede visitar hasta el treinta de octubre.

Marco ha puesto en valor “el trabajo de la asociación para dar a conocer una parte del patrimonio de Castelló mediante esta exposición”. “Una iniciativa dirigida a un público familiar que se aúna a la oferta de ocio de Castelló”, ha apuntado Marco. La edila de Cultura, por su lado, ha explicado,

Es una exposición efectuada con mucho esmero, con unos dioramas que son una auténtica maravilla, que incluyen edificios simbólicos de Castelló, plenos de detalles, y que muestran la urbe desde otra perspectiva, para llegar a todos y cada uno de los públicos.

Las construcciones, efectuadas por el castellonense Severino Fernández, miembro de la Asociación Valbrick, consta de 4 espacios dedicados a Castelló, Italia, la Edad Mediana y el western americano. Para el diorama de la ciudad, el más antiguo, que se comenzó a edificar entre julio y noviembre de dos mil veinte, se han empleado ochenta y siete mil quinientas piezas de lego, llamadas técnicamente bricks, que muestran el Consistorio, con la concatedral y el Fadrí con todo detalle.

Cuarenta y cinco mil piezas componen la ciudad del Oeste americano, con una montaña, casas y personajes detallistas. Una pieza que se ha hecho únicamente para la exposición, así como la dedicada al poblado medieval, que se exhibe por vez primera en la urbe, con treinta y dos mil piezas que elevan la urbe con una ornamentación efectuada combinando con otros materiales. El lego de Italia está inspirado en la costa de Portofino, con construcciones realistas de vivos colores efectuadas con veinticinco mil ochocientas piezas.