El PP acusa a Amparo Marco de perturbar la paz social

Carrasco: “No van a ser unas Navidades en paz con el inicio, en diciembre, de la reforma de la avenida Lledó que la alcaldesa impone en contra de la opinión vecinal”

  • La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, insta a la alcaldesa Amparo Marco a escuchar a los castellonenses antes de seguir adelante con este atropello a la participación ciudadana. “Ni siquiera se ha sentado a escuchar las razones que llevan a oponerse a una mayoría de castellonenses a la peatonalización y cierre al tráfico de esta arteria de entrada y salida de la ciudad. Hasta el Síndic de Greuges ha afeado a la alcaldesa el ninguneo a los vecinos”, señala.

 

“Si de verdad le importa la opinión de una mayoría de castellonenses, Marco debería recapacitar. Todavía está a tiempo de no generar un problema a los vecinos donde ahora no lo hay, y de invertir los 3,3 millones que cuesta la peatonalización de toda la avenida Lledó donde realmente hace falta”, añade.

 

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, lamenta que este año los castellonenses no vayan a tener unas Navidades en paz con el inicio, en diciembre, de la reforma de la Avenida Lledó. “La alcaldesa Amparo Marco y sus socios de gobierno (Compromís y Podemos), se empeñan en seguir adelante sin haber escuchado antes a una mayoría de vecinos que se oponen a esta obra. Hasta el Síndic de Greuges ha afeado a la alcaldesa el ninguneo a los vecinos”, señala.

En este sentido, Carrasco vuelve a insistir: “Instamos a la alcaldesa Amparo Marco a escuchar a los castellonenses antes de seguir adelante con este atropello a la participación ciudadana. Todavía está a tiempo de sentarse a escuchar las razones que llevan a oponerse a una mayoría de castellonenses, no solo residentes en la zona, sino de todos los barrios de la ciudad y a los comerciantes y hosteleros que ven que esta reforma, innecesaria, va a suponer la puntilla final a sus negocios. Un obstáculo más en la necesaria recuperación económica por la que están luchando”.

Cabe recordar que la reforma de la Avenida Lledó consiste en la peatonalización total de la avenida y, con ésta, el cierre al tráfico de esta arteria de entrada y salida de la ciudad. “Si de verdad le importa la opinión de una mayoría de castellonenses, Marco debería recapacitar. Todavía está a tiempo de no generar un problema a los vecinos donde ahora no lo hay, y de invertir los 3,3 millones que cuesta la peatonalización de toda la avenida Lledó en otros barrios de la ciudad donde es más necesario”, añade Carrasco.

El Partido Popular ha mostrado siempre su apoyo a los vecinos que siguen siendo ninguneados por una alcaldesa que a “día de hoy sigue sin reunirse con los vecinos que cada jueves se manifestaban en la plaza Mayor en contra de esta reforma, que viene gestándose desde hace dos años, y que tildan del todo innecesaria”, insiste Carrasco.

El pasado 7 de octubre los Populares volvieron a reunirse con la asociación de vecinos de Rafalafena, que ha estado encabezando la protesta contra la reforma en la Avenida Lledó. Un encuentro con casi un centenar de vecinos en la que quedó patente, una vez más el malestar ciudadano hacia una iniciativa que “nadie ha pedido, que no es necesaria y que va a ser perjudicial no solo para los vecinos de la propia avenida, sino para el conjunto de los castellonenses, puesto que la avenida Lidón es una de las arterias de entrada y salida de la ciudad”, remarca Carrasco.

La portavoz del Partido Popular recuerda que “ya presentamos en su momento una moción en el pleno pidiendo la desestimación del proyecto y que ese dinero se destinase a desarrollar inversiones en otros puntos de la ciudad que sí se necesitan, pero PSOE, Compromís y Podemos volvieron a utilizar el rodillo de su mayoría para rechazarla y seguir adelante con sus planes”.

También recuerda que el PP ha puesto el asunto en manos del Grupo Popular en el Parlamento Europeo, para que haga el seguimiento de la queja que los vecinos han elevado al Comité de Peticiones de la Unión Europea, solicitando el amparo que “el gobierno tripartito de Castellón no les brinda, porque ni el proyecto va a eliminar el CO2 que se asegura ni se ha respetado la participación ciudadana, puesto que los vecinos, en su mayoría, han expresado su negativa hasta la saciedad, incluso con protestas semanales frente al Ayuntamiento o con cortes de la propia avenida Lidón”.