El PP de Nules eleva las demandas de los agricultores que «están asediados por la plaga de mosquitos»

Adsuara: "Los agricultores exigen la eficiencia de los tratamientos aéreos y no los terrestres por el hecho de que los resultados se traducen en el refuerzo de la plaga.

 

El PP de Nules ha ejercido de altavoz de las protestas de los agricultores y las agricultoras de la localidad con el propósito de buscar soluciones al inconveniente de los mosquitos.

Nos transmiten que en plena campaña es imposible trabajar con una plaga completamente desmandada y que requiere y urge acciones más concluyentes que las que hasta la data se han empleado. Y estamos con ellos por el hecho de que nuestra agricultura es lo primero.

Las manifestaciones las fromula Vicente Ramón Adsuara, edil del PP en el Consistorio de Nules, quien demanda,

Del Consistorio de Nules, de la Diputación y de la Generalitat Valenciana la atención que merecen nuestros agricultores. La citricultura es un motor económico para Nules, es garantía de empleo para miles de familias y orgullo para nuestra localidad. No podemos dejar que el descontrol de una plaga sembrado por una izquierda inútil de administrar de manera eficaz deje en casa a nuestros agricultores.

Es por este motivo, apunta Vicente Ramón Adsuara,

La meta ha de ser común. En esta lucha contra la plaga no podemos ir por libre, debemos sumar sacrificios para ser lo más efectivos posible pues nos jugamos mucho en un instante en el que no poder trabajar ahoga aún más las ya de por sí maltratadas economías familiares de nuestras familias.

De hecho, explica el edil ‘popular’,

La plaga de mosquitos está descontrolada y con esto no solo ataca a quienes deberíamos resguardar, sino les fuerza a suspender tareas que hoy son imposibles por el hecho de que los tratamientos realizados son claramente poco efectivos. Los agricultores, exigen la eficiencia de los tratamientos aéreos y no los terrestres por el hecho de que los resultados se traducen en el refuerzo de la plaga. Y lo único que desean es poder trabajar.

Hoy, parar de cobrar la nómina “es un drama en un escenario en el que la cesta de compra se ha disparado, los carburantes van por las nubes, las tarifas energéticas están desbocadas y el paro sostiene su tendencia alcista. La plaga de mosquitos solo incrementa el problema”. Ha concluido.