El PP denuncia que el Gobierno Municipal lleva pagados más de 50 millones en facturas «irregulares»

Redondo: “La gestión de Amparo Marco sitúa a Castellón en el ‘farolillo rojo’ de los municipios con más facturas pagadas por cauces irregulares en la Comunitat”

  • El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Juan Carlos Redondo, resalta que desde el año 2016 ya se han pagado casi 50 millones de euros fuera de los cauces que marca la ley de contratos públicos, lo que sitúa a la capital de la Plana como la segunda peor de la Comunitat Valenciana, solo superada por Benicarló, ciudad que gestiona otra alcaldesa socialista.

El edil del PP denuncia que PSOE, Compromís y Podemos pagan como extraordinarios gastos que son ordinarios, caso de la limpieza de los colegios, el servicio de atención domiciliaria de los dependientes, el transporte urbano… lo que demuestra “la dejadez de un gobierno que no está en lo que tiene que estar, y cuya mala gestión acaban pagando las empresas y las familias de Castellón, a las que asfixian con sus impagos”.

El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Juan Carlos Redondo, pregunta a Amparo Marco qué va a pasar con las contratas que están caducadas y que mantiene activas, “ya que los proveedores van a seguir acumulando impagos por parte del equipo de gobierno de la capital de la Plana”.

Redondo ha hecho estas declaraciones después de que en los últimos días se haya conocido que “la gestión de Amparo Marco ha situado a Castellón en el ‘farolillo rojo’ de los municipios con más facturas pagadas por cauces irregulares en la Comunitat Valenciana”. Así viene recogido en el último informe de la Sindicatura de Cuentas, en colaboración con el Tribunal de Cuentas, y que ya advertía que la capital de la Plana es la segunda localidad con más proporción de pagos de facturas fuera de contrato, hasta el 7% del total, y solo superada por Benicarló, otro ayuntamiento gestionado por el PSOE.

“Es precisamente esta forma de proceder la que ha llevado al colapso al equipo de gobierno, que se ha visto forzado a convocar un pleno extraordinario en pleno mes de agosto con el fin de liquidar una deuda que supera los 5,7 millones de euros con las empresas de la ciudad”, ha destacado Redondo.

De hecho, desde el año 2016 y hasta diciembre de 2020, el tripartito que lidera Amparo Marco ha pagado un total de 43 millones de euros fuera de contrato por servicios ordinarios, una cantidad a la que ahora se suman los 5,7 millones de euros agrupados en tres liquidaciones de facturas extrajudiciales “y que no serán los últimos, puestos que sigue habiendo muchos contratos caducados que no se han licitado desde hace años”.

Tal es así que la Intervención municipal en el Ayuntamiento de Castellón vuelve a darle un tirón de orejas al gobierno de Amparo Marco, y entre los informes que componen la documentación del pleno del próximo lunes le advierte de que “se libera el pago de la millonaria deuda”, si bien “resulta del todo imprescindible la regularización de las situaciones jurídicas puestas de manifiesto con ocasión de los expedientes objeto del presente acuerdo, por lo que debe incluirse en el mismo la orden a los servicios y concejalías implicados de que se proceda a su inmediata regularización a través de los procedimientos que en cada caso resulten”.

Redondo afirma que, “por fin, ocho meses después de lo que sería deseable”, el gobierno de PSOE, Compromís y Podemos “ha liberado el pago de una deuda que ya roza los 6 millones de euros con las empresas de Castellón. Pero a pesar de la desmesurada cuantía, no son todos los que deberían, porque hay servicios municipales que están prestándose por parte de empresas que ahora mismo están caducados desde el año 2016 y no están incluidos en ese lote”.

“Ninguno de los tres partidos tiene su casa al día. El pago del Servicio de Atención Domiciliaria, el transporte urbano, las estaciones meteorológicas, el equipamiento de la Policía Local, los operadores del 010, el servicio de socorrismo en las playas, los centros de mayores, el mantenimiento de los servicios de alcantarillado, la limpieza de colegios y del conjunto de las dependencias municipales, el suministro de material eléctrico, el mantenimiento de los sistemas de seguridad y alarmas, la recogida de pilas usadas, la gestión de residuos inertes… hasta la gestión de la sala del Teatre del Raval se paga de manera irregular, pese a ser todos ellos servicios ordinarios que se prestan de manera continuada. No son gastos extraordinarios, sino que son cuestiones que se prestan en el día a día. Si no se licitan los contratos es, simplemente, por la dejadez de un gobierno que no está en lo que tiene que estar, y cuya mala gestión acaban pagando las empresas y las familias de Castellón, a las que asfixian con sus impagos”, ha lamentado Redondo.