El PP piensa que la inacción ante la plaga de mosquitos retrata el interés del equipo de gobierno por el turismo

Guillamón insta a Marco a actuar contra las plagas de mosquitos en el Grao. “Son el colofón de una campaña turística llena de trabas para el sector”

  • El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón Vicente Guillamón se hace eco del malestar de los hosteleros del Grao por la plaga de mosquitos que impide estar en las terrazas de la playa. “La proliferación de mosquitos está dejando sin clientes a los hosteleros que bastante problemas vienen soportando este verano con los cierres de la playas a los bañistas por vertidos contaminantes; por servicios turísticos municipales que no se prestan; por la pérdida de la bandera azul por segundo año consecutivo en la playa del Serradal o con la apertura de los chiringuitos un mes más tarde que el resto”, recuerda.   

“Las picaduras de mosquitos están causando estragos tanto en los turistas como a los propios vecinos de Castellón, siendo especialmente notorios estos insectos en la zona de la playa y en la Marjalería. “Es urgente que el gobierno municipal de Amparo Marco no pierda más tiempo y reaccione, igual que ya han hecho otros municipios pensando en sus vecinos, para combatir las plagas de mosquitos que hacen insoportable estar en las terrazas, en las plazas o pasear sin acabar lleno de picaduras”, añade.

El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón Vicente Guillamón insta a la alcaldesa Amparo Marco a actuar contra la plaga de mosquitos en el Grao. “Son el colofón de una campaña turística llena de trabas para el sector que tenía puestas todas sus esperanzas en este verano para avanzar de manera firme y sin vuelta atrás hacia la recuperación económica tras meses ruinosos de pandemia”, señala.

Guillamón se hace eco del malestar de los hosteleros del Grao que ven cómo sus terrazas junto al mar se quedan vacías de clientes porque hacen acto de presencia los mosquitos. “La situación es insoportable, les hace perder competitividad, dejar de hacer caja cuando aún estamos inmersos en la campaña de verano. Es urgente que la alcaldesa Amparo Marco tome conciencia del daño que están ocasionando estos insectos y ponga remedio de inmediato, igual que ya están haciendo otros alcaldes de municipios de costa”, explica

Y añade: “Bastante problemas viene soportando el sector turístico este verano con los cierres de la playas a los bañistas por vertidos contaminantes; por servicios turísticos municipales que no se prestan, como el Punto Bebé que encontraron cerrado usuarios cuando iban a utilizarlo en el horario habilitado o la Oficina de Turismo del Paseo Buenavista del  Grao cerrada a cal y canto; también por la pérdida de la bandera azul, por segundo año consecutivo, en la playa del Serradal o con la apertura de los chiringuitos un mes más tarde que el resto, como para dejar ahora que las plagas de mosquitos se prolonguen durante semanas desluciendo el final de temporada y comportando más pérdidas económicas para el sector”.

Guillamón insiste en que las picaduras de mosquitos están causando estragos, tanto en los turistas, como entre los propios vecinos de Castellón, siendo especialmente notorios estos insectos en la zona de la playa y en la Marjalería. “No se puede estar en las terrazas, ni en las plazas, ni salir a pasear sin resultar acribillado por estos insectos, con las molestas picaduras que dejan por todo el cuerpo. El gobierno de Amparo Marco no actuó en la limpieza de barrancos y cauces antes de que llegaran los episodios de fuertes lluvias y, ahora, llega tarde a solucionar un problema derivado de estas cuantiosas precipitaciones, que es precisamente la proliferación de plagas de insectos que están haciendo insoportable el día a día de los vecinos”, apunta.

“Los castellonenses no merecen seguir soportando esta plaga de mosquitos mientras ven cómo otros alcaldes han reaccionado ya, redoblando esfuerzos para acabar con el problema. Una vez más, Castellón va por detrás, a la espera de que la alcaldesa tome alguna medida al respecto”, concluye Guillamón.