Icono del sitio Castellón Diario

El PP presenta una enmienda a la totalidad del presupuesto 2021

“Porque no son los que necesita Castellón en plena pandemia”

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, anuncia el rechazo total de su grupo al borrador del presupuesto municipal para el presente ejercicio 2021 porque no son unas cuentas ajustadas a la realidad de la pandemia. “Es una enmienda a la totalidad no solo al presupuesto municipal sino también a la gestión del gobierno de PSOE, Compromís y Podemos. Presentan unos presupuestos que llegan siete meses tarde lo que implica que no hay tiempo suficiente para cumplir todo lo que el gobierno de Amparo Marco promete. Es un equipo de gobierno agotado que es incapaz de solucionar los problemas a los castellonenses”, añade.

“Mientras a los castellonenses el gobierno municipal les exige pagar sus impuestos cuando toca, por ejemplo el IBI que, por cierto, es el segundo más caro de España, y si no lo hacen en tiempo y forma se les penaliza con un recargo, el tripartito aprueba las cuentas más de medio año después, repitiendo los mismos errores del año pasado cuando por llegar tarde les sobraron 35 millones que no revirtieron en inversiones ni en servicios a la ciudadanía. Una auténtica burla, por eso pensamos que otro modelo es posible el de la bajada de impuestos y apostar por los sectores afectados por la pandemia. Este presupuesto, que nace sin consenso, está centrado en mantener el elevado gasto pero no en solucionar los problemas a los castellonenses, ni en incentivar la creación de empleo”, añade.

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón ha registrado esta mañana una enmienda a la totalidad del borrador del presupuesto que ha presentado el gobierno municipal de PSOE, Compromís y Podemos para lo que queda de año 2021. La portavoz Begoña Carrasco ha explicado que “no es el presupuesto que necesita Castellón en plena pandemia. Las cuentas llegan siete meses tarde, lo que implica que no hay tiempo suficiente para cumplir todo lo que el gobierno de Amparo Marco promete a los castellonenses”. En este sentido subraya que “estamos ante el gobierno municipal más caro de la historia de esta ciudad y que peores resultados arroja y como ejemplo el impago de siete meses a la empresa que presta el servicio municipal de ayuda a domicilio, del que dependen 209 personas vulnerables. Es un equipo de gobierno agotado que es incapaz de solucionar los problemas de los castellonenses, por eso presentamos una enmienda a la totalidad del presupuesto que es, a su vez, una enmienda a la totalidad de la gestión del tripartito”.

Y otro ejemplo de su mala gestión, según Carrasco, es que se repite la misma historia del año pasado, “en plena pandemia y por segundo año consecutivo vuelven a aprobar los presupuestos tarde y mal. En el mejor de los casos el presupuesto de 2021 entrará en vigor el 29 de agosto, con escasos cuatro meses para ejecutarlo. El año pasado ya lo vivimos y el resultado fue que les sobraron 35 millones de euros que no fueron devueltos a los castellonenses ni en forma de inversiones, ni servicios”.

En la comparecencia ante los medios de comunicación Carrasco ha subrayado que además son unos presupuestos que nacen sin consenso, pese a la mano tendida del Partido Popular que propuso hasta 21 propuestas para negociar el presupuesto, en diciembre, y además propusimos la creación e una Comisión para la Recuperación que nunca se creó”.

Mientras a los castellonenses el gobierno municipal les exige pagar sus impuestos cuando toca, por ejemplo el IBI que es, según la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) el segundo más caro de España, solo superado por Madrid y empatado con Barcelona, y si no lo hacen se les penaliza con un recargo, el tripartito aprueba las cuentas siete meses tarde. “Consideramos que es una burla a todos los castellonenses, yo propongo que se les aplique el mismo recargo acorde a los siete meses que llevan de retraso a los miembros del equipo de gobierno, que se les descuente de su sueldo, ése que se subieron un 50%, por no aprobar el presupuesto cuando tocaba, en enero”, apunta Carrasco.

Para la líder de los Populares son unos presupuestos ciencia-ficción porque si el año pasado ya les sobraron 35 millones porque no hubo tiempo en cuatro meses de ejecutarlos, este año pasará lo mismo. No entendemos cómo si les sobra dinero no bajan los impuestos a los castellonenses como hemos propuesto desde el Partido Popular porque a la vista está que tienen margen para hacerlo, pedíamos una bajada de impuestos de siete millones de euros”.

Carrasco insiste en que hay alternativa, que otro modelo es posible, “como el que aplicaría el Partido Popular si gobernara, un modelo de bajada de impuestos y priorizar las ayudas a los sectores más golpeados por la pandemia como son el comercio, la hostelería, el turismo o el ocio nocturno, entre otros. Sin embargo, este gobierno necesita seguir promocionándose con autobombo, gastándose casi un millón de euros en publicidad”.

Por su parte, el concejal Popular Juan Carlos Redondo ha apuntado que más que un presupuesto “se trata de una liquidación anticipada del ejercicio. Repiten los mismos errores del año pasado”.

Y advierte: “Son unos presupuestos que carecen de credibilidad. El año pasado que también se aprobaron las cuentas en julio y entraron en vigor a finales de agosto, solo se ejecutó el 18% de las inversiones. Este año, a fecha 30 de junio solo se ha ejecutado el 7% de las inversiones y aún así, en el presupuesto de 2021 el tripartido decide incrementar la partida de inversiones, que es incapaz de gastar, en un 31%, algo totalmente irreal a la hora de materializarlo”.

Redondo insiste en que no son los presupuestos que la ciudad necesita, “siguen apostando por los gastos que no son prioritarios en estos momentos como la reforma y mobiliario de dependencias municipales, publicidad y propaganda o el mantenimiento de los elevados salarios del equipo de gobierno, lo que supone una absoluta falta de empatía con los cerca de 16.000 parados que tiene la ciudad y con los autónomos y las pymes que llevan agonizando durante más de un año, en lugar de apostar por la creación de empleo y la reactivación económica. No atienden al comercio, ni al turismo, ni a la hostelería, ni al ocio nocturno en plena pandemia, cuando deberían estar centrados en los sectores que peor lo están pasando”.

Salir de la versión móvil