El PP vota en contra de imponer el nombre de la ciudad solo en valenciano y el cierre de terrazas en Castellón

“No queremos que el Ayuntamiento se gaste el dinero de todos los castellonenses yendo al juzgado en contra de los intereses de Castellón, no queremos que se muera nuestra ciudad”, ha defendido la concejala Salomé Pradas.

“Cuando el PP gane las próximas elecciones municipales el día 26 de mayo, la primera medida que tomaremos no será cambiar el colchón, como ha hecho el presidente Pedro Sánchez, sino derogar este acuerdo, de manera que la ciudad recupere su denominación bilingüe, en castellano y valenciano”, ha defendido el concejal Vicent Sales.

El Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Castellón ha votado en contra de la personación del consistorio contra dos recursos contencioso administrativos a los que deberá hacer frente la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, por imponer el nombre de la ciudad solo en valenciano y por imponer el cierre de las tascas y las terrazas de los restaurantes de la plaza de la Muralla Liberal y Tetuán a las 22.30 horas.

“El PP va a votar en contra, porque sus medidas van en contra del empleo de Castellón, y el paro se ha disparado en el último semestre, y también porque no queremos que el Ayuntamiento se gaste el dinero de todos los castellonenses yendo al juzgado en contra de los intereses de Castellón, no queremos que se muera nuestra ciudad”, ha defendido la concejala Salomé Pradas, para justificar el voto negativo del PP a la personación del consistorio en un nuevo contencioso administrativo, en este caso por parte de un nuevo negocio de la plaza Tetuán, por la implantación de límites horarios. El PP sigue defendiendo que se establezcan medidas correctoras que compatibilicen el descanso de los vecinos, “pero sin que ello implique una limitación al desarrollo de la actividad económica, sobre todo si aspiramos a ser una ciudad turística y apostamos por la gastronomía”, ha señalado.

Por su parte, el PP también ha votado en contra de la personación del Ayuntamiento en otro contencioso administrativo derivado de la imposición del nombre de la ciudad de Castellón estrictamente en su forma en valenciano. “Votamos no porque defendemos la libertad de los castellonenses a que elijan la lengua en la que quieren expresarse, tanto en valenciano como en castellano, y nos parece bien que un ciudadano haya decidido poner un recurso contra el acuerdo plenario del pasado mes de noviembre porque vulnera su derecho , ya que entiende que se vulnera lo contenido en el artículo 14 de la Constitución, toda vez que el consistorio abandona el deber de neutralidad e imparcialidad”, ha señalado el concejal Vicent Sales.

En esta línea, ha criticado que este recurso es consecuencia de “su sectarismo y politización de la vida municipal”, en alusión al PSPV y Compromís, y ha defendido que, “cuando el PP gane las próximas elecciones municipales el día 26 de mayo, la primera medida que tomaremos no será cambiar el colchón, como ha hecho el presidente Pedro Sánchez, sino derogar este acuerdo, de manera que la ciudad recupere su denominación bilingüe, en castellano y valenciano”.

En otro orden de cosas, el PP también ha votado en contra de la desestimación de las alegaciones presentadas al presupuesto municipal 2019, “porque se han desestimado sin ni siquiera tenerlas en cuenta ni valorarlas, aplicando el rodillo al que nos tiene acostumbrados Amparo Marco cada vez que alguien disiente de sus dictados”, ha señalado el concejal Carlos Feliu.

El Partido Popular ha sacado adelante, por último, una declaración institucional para defender los intereses de los citricultores de la ciudad de Castellón, frente a la competencia desleal de los terceros países, y que están hundiendo la cotización de la fruta a pie de campo, además de respaldar otras iniciativas en defensa de las víctimas de la violencia de género y la igualdad de la mujer, con motivo del 8 de marzo.

Deja un comentario