El PSPV espera al verano para abrir zanjas en el Puerto y provocar las quejas de los vecinos

Los residentes, que reclaman el proyecto desde hace tres años, lamentan que se haya tenido que iniciar la obra “en pleno verano, con la máxima afluencia de vecinos”

El PSPV de Burriana ha provocado las quejas entre los vecinos del Puerto de Burriana por la apertura de zanjas en pleno verano para ejecutar un proyecto que los residentes venían exigiendo desde el año 2017. La situación la han denunciado los vecinos de este sector costero de la playa de Burriana que lamentan que después de tres meses de decreto de estado de alarma y privación de libertades a través de confinamientos y limitaciones horarias, el Ayuntamiento de Burriana haya decidido aprovechar el fin de este periodo para iniciar unas obras de mejora de suministros exigidas desde hace tres años.

Las quejas las han transmitido vecinos de esta zona del litoral a los concejales del Partido Popular de Burriana. “No es que no sean necesarias, que lo son. De hecho, las exigen desde hace años. Lo que critican los vecinos es que se haya tenido que esperar al verano para iniciar el proyecto, con el pico de gente que se registra como consecuencia del verano”.

Desde el PP, tal y como ha señalado Carlos Solá, concejal del grupo municipal, “somos conscientes que cualquier obra genera molestias y rompe los hábitos y las rutinas de los residentes que resultan directamente afectados”. Sin embargo, atendiendo a las circunstancias extraordinarias que “fruto de la pandemia del coronavirus nos está tocando vivir, hubiera sido oportuno consultar con los vecinos la posibilidad de aplazar la ejecución del proyecto porque abrir zanjas en pleno verano no parece lo más conveniente”.

Para Solá, “hubiera sido una buena acción que tras la suspensión de las obras como consecuencia del COVID-19 se analizaran todos los proyectos que quedaron temporalmente en suspenso y estudiar cuáles se podían demorar si generaban un problema a los residentes del entorno”. “Se hubieran evitado quejas y molestias, y sobre todo se hubiera escuchado a unos vecinos que llevan tres años exigiendo estas mejoras”. Es necesario, en definitiva, ha considerado Solá, “salir a la calle, pisar la realidad de Burriana y trabajar codo a codo con los vecinos para garantizar su bienestar”.

Deja un comentario