El rechazo de PSOE y Compromís a atender las demandas de los bomberos bloquea la aprobación del presupuesto en Diputación

Los profesionales presentan alegaciones al presupuesto para 2022 después de no haber llegado a un acuerdo para incluir su carrera profesional y crear las plazas que urgen

La resolución de alegaciones retrasará la aprobación del presupuesto. “La falta de consenso de PSOE y Compromís se traduce en alegaciones de los bomberos que exigen más inversión y menos venta de humo”, afirma Mª Ángeles Pallarés, portavoz adjunta del PPCS en Diputación

El presupuesto de la Diputación Provincial para el ejercicio 2022 no se aprobará esta semana, tal y como estaba previsto por plazos, después de que los representantes del Consorcio Provincial de Bomberos hayan presentado alegaciones al documento para exigir, entre otros, la inclusión de su carrera profesional en las cuentas aprobadas por PSOE y Compromís.

La falta de acuerdo de ambas formaciones políticas con los efectivos no solo provocará un retraso en la aprobación definitiva de las cuentas sino que constata, “pese a lo anunciado por el presidente el diciembre, que no hay ningún acuerdo con los bomberos”.

En efecto, tal y como señala la portavoz adjunta del PPCS en Diputación, Mª Ángeles Pallarés, el pasado 20 de diciembre PSOE y Compromís anunciaron a los medios un acuerdo con el Consorcio de Bomberos que los efectivos se apresuraron a desmentir solo unas horas después. “Exigen la inclusión de la carrera profesional, la creación de las plazas que se necesitan y que provocan que trabajen más de 200 horas extras al año”.

Y precisamente estas demandas, junto a otra batería de propuestas, “no se han incluido en el presupuesto pese a lo declarado públicamente por PSOE y Compromís”. El resultado de “esta venta de humo” se traduce en alegaciones formales de la plantilla de bomberos al presupuesto que exigen incluir las necesidades planteadas en el presupuesto para 2022, “porque no quieren esperar otro año más para conseguir lo que merecen”.

Desde el PPCS, afirma Pallarés, “deseamos que escuchen a los agentes y lleguen a acuerdos, pero no inventados, sino reales. Porque de no hacerlo lo que provocan con su venta de humo es malestar, indignación y, ahora, el retraso en la aprobación de unas cuentas que 135 municipios de la provincia esperan que se aprueben sin más dilación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *