El take-away triunfa en Gran Hotel Peñíscola

Publicado por ComeCastellón

Las severas medidas de distanciamiento social en la hostelería y los protocolos sanitarios a seguir por la Covid-19 han agudizado el ingenio del sector hotelero vacacional en su afán de mantener niveles de atención a las personas alojadas.

Es el caso del cuatro estrellas Gran Hotel Peñíscola, que en su permanente apuesta por la innovación, ha puesto en marcha su propio servicio take-away para aligerar tiempos de espera en el buffet, evitando así riesgos de masificación del espacio y facilitando a sus clientes una forma diferente de disfrutar de los tres servicios de restauración.

A diferencia del básico pic-nic, – servicio del que también dispone para aquellos que gustan de realizar excursiones fuera del recinto – la comida del take-away del Gran Hotel Peñíscola se elabora momentos antes de ser consumida, previa solicitud telemática tanto de su contenido como de la hora de recogida. El programa de fácil manejo a través de Código QR es un formulario en el que puedes elegir el contenido del desayuno entre un continental con huevo frito o revuelto, sus tostadas, aceite, bollería, mermeladas y zumo; y la comida y cena, que incluye un entrante (pasta, arroz, ensalada….), plato principal (hamburguesa con su panecillo y patatas, perrito caliente, carne o pescado del día, pizzas de hasta cuatro variedades….) y postre (fruta limpia y cortada, yogur o combinado de dulces….).

La ventaja principal es que puedes disfrutar de tu desayuno, comida o cena en la terraza de la habitación, las mesas de las terrazas de la cafetería y el bar de la piscina, o incluso en las parceladas hamacas y sombrilla conveniadas en plena playa norte frente al propio Gran Hotel Peñíscola, sin necesidad de reservar ningún paquete completo de estancia. Se puede solicitar el servicio con el tiempo de antelación estipulado pero muy cómodo para realizar la petición, con total libertad de si nos apetece disfrutarlo. Los alimentos se sirven con variados envases de material reciclable que permiten mantener la temperatura adecuada de cada producto, facilitándose además la correspondiente cubertería de plástico con servilleta, dosis de diferentes aliños, y hasta pan.

La recogida de los pedidos se realizan en lugares diferentes a los accesos al comedor principal para evitar aglomeraciones y esperas innecesarias, en una exitosa apuesta que ha aligerado de comensales un buffet donde también se han tomado extraordinarias medidas protocolarias como la recolocación de mesas con distanciamiento, supresión del self-service sustituido por servicio atendido por personal en cada uno de los mostradores de alimentos. Y lo más importante: el take-away del Gran Hotel Peñíscola no tiene ningún coste adicional a los servicios de restauración contratados en la reserva.

Deja un comentario