Emergencia en Burriana: Solicitud de Zona Catastrófica tras el Reventón Térmico

Emergencia en Burriana: Solicitud de Zona Catastrófica tras el Reventón Térmico

Numerosos edificios públicos de Burriana han sufrido daños debido a las ráfagas de viento que alcanzaron los 109,4 km/h y los 30,2 l/m² de lluvia.

 

El Ayuntamiento de Borriana (Castellón) ha decidido solicitar a la Generalitat Valenciana que se declare zona catastrófica en el municipio de Burriana. Esta decisión se tomó después de una Reunión de Evaluación de Daños celebrada este miércoles, donde se analizaron los estragos causados por un inusual reventón térmico, que trajo consigo lluvias torrenciales y fuertes ráfagas de viento.

La reunión, presidida por el alcalde Jorge Monferrer Daudí, contó con la participación del intendente jefe de la Policía Local, los concejales de Urbanismo, Proyectos y Obra Pública, Vía Pública y Seguridad Ciudadana, así como técnicos municipales y miembros del equipo de Gobierno. Además, se invitó a la portavoz del PSPV-PSOE y al portavoz de Compromís debido a la gravedad de la situación.

Para hacer frente a la situación, se desplegó un importante dispositivo que incluyó a 18 efectivos de la Policía Local de Borriana, agentes de la Guardia Civil del puesto de Borriana y del Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón, así como personal de Vía Pública y operarios de Jardinería Centre Verd y Ferrovial.

A pesar de las difíciles condiciones meteorológicas, la Policía Local atendió más de 27 servicios y se recibieron alrededor de 140 llamadas de los vecinos, sin que se reportaran daños personales.

El alcalde destacó la eficaz coordinación de los efectivos y operarios, así como la celeridad en las acciones, que permitieron restaurar prácticamente la normalidad en el municipio en tan solo dos horas.

La única excepción fue el acceso a la carretera Vila-real, que permaneció cerrado debido a un problema en la red eléctrica.

Jorge Monferrer Daudí expresó su agradecimiento por el arduo trabajo de los agentes, bomberos y operarios de las empresas públicas y concesionarias, quienes brindaron un esfuerzo excepcional en condiciones meteorológicas extremas.

ACTUACIONES EN EL MUNICIPIO

En las próximas horas, se dará prioridad a las acciones que representen un riesgo para los vecinos. Esto incluirá la continuación de la retirada de árboles caídos, la inspección de tejados, tendidos eléctricos y vidrieras dañadas, como las del Mercado Municipal. Una vez completadas estas tareas urgentes, se procederá a realizar intervenciones que permitan la reapertura de servicios actualmente cerrados, como la piscina municipal, el campo de fútbol Juan Bautista Planelles, el campo de fútbol Llombai o el Pabellón Sant Blai.

Relacionados  Tratamientos intensivos contra los mosquitos en Sant Jordi - Castellón

También se llevarán a cabo acciones en los centros educativos que han permanecido cerrados por razones de seguridad, siendo los más afectados el CEIP Francesc Roca i Alcaide, el Colegio Illes Columbretes y Villa Fátima. El alcalde, Monferrer, ha enfatizado que la prioridad es garantizar la seguridad de los residentes, reabriendo áreas restringidas y posteriormente restaurando los servicios para lograr la normalidad lo antes posible.

Una vez que los servicios temporariamente suspendidos sean restablecidos, el Ayuntamiento de Borriana centrará sus esfuerzos en labores de prevención ante el riesgo de nuevas precipitaciones durante el próximo fin de semana.

Numerosos edificios públicos han sufrido daños debido a las ráfagas de viento que alcanzaron los 109,4 km/h y los 30,2 l/m² de lluvia registrados en la estación meteorológica municipal. Estos daños incluyen la Casa de la Cultura, las valiosas vidrieras históricas del Mercado Municipal, daños en la tercera planta del Ayuntamiento, así como otros desperfectos importantes en el Teatro Payà y el Llar Fallero.

Cabe destacar el cierre del cementerio debido a la caída de numerosos árboles, que solo ofrecerá servicios funerarios generales. Otras instalaciones públicas dañadas incluyen el Museo de la Taronja con filtraciones, el Edificio Filarmónica con deterioro en el parqué, el Refugio lleno de barro y con algunas baldosas sueltas, y el nuevo edificio de servicios sociales que está inundado. También se han reportado daños significativos en las áreas comerciales de l’Escorredor, San Vicente y Barranquet, afectando a varios comercios y una farmacia.

Desde el consistorio vamos a solicitar a la Generalitat Valenciana que declare al municipio de Borriana como zona catastrófica. Desde el equipo de Gobierno hemos estado trabajando desde el primer minuto para garantizar la seguridad de nuestros vecinos como principal prioridad. A lo largo del día de hoy iremos recuperando servicios, reabriendo caminos y carreteras y gestionando labores de previsión ante nuevas precipitaciones que se esperan el próximo fin de semana.

Ha afirmado Jorge Monferrer Daudí.