Energía renovable, zonas verdes y vocación de FP, en el nuevo ‘campus’ del IES Falomir de Almassora

Los arquitectos municipales presentan el proyecto a la comunidad educativa

El Ayuntamiento de Almassora ha acogido esta tarde la presentación del nuevo IES Álvaro Falomir, un espacio educativo eficiente a la medida de un moderno campus con vocación de integrar futuros módulos de Formación Profesional. El diseño es obra de los técnicos locales Fernando Zaragoza y Begoña Conill, que han proyectado la réplica del bloque en ‘H’ y la construcción del nuevo edificio, conectados por una pasarela, que darán servicio a 1.120 estudiantes.

El Aula de Formación del consistorio ha albergado la presentación a la comunidad educativa de la obra más cuantiosa del presupuesto municipal de 2022. Las cuentas de este ejercicio reservan 3.320.000 euros de los 10.618.223,26 en que está valorado el total de la actuación con cargo al plan Edificant de la Generalitat Valenciana. El proyecto está listo para salir a licitación pública.

Más de 140 placas solares en la cubierta y el acristalamiento de una biblioteca de 144 metros cuadrados y el primer piso del edificio de la calle Boqueras permitirán aprovechar la luz del sol para garantizar la eficiencia energética. De hecho, los arquitectos han potenciado la búsqueda de la luz natural y su tratamiento hacia el interior en la distribución de los aularios y de las zonas comunes.

De igual modo, los espacios verdes y su relación con el entorno se integran con las construcciones para equilibrar la edificación y los entornos naturales en una manzana que albergará una superficie construida superior a los 9.000 metros cuadrados. De hecho, a la parcela actual de 9.906 metros cuadrados se suma otra anexa de casi 4.800 en la que se alzará el nuevo bloque. El objetivo pasa por compensar las edificaciones con un espacio ‘verde’ que conserve las especies de arbolado con valor paisajístico.

El recinto recinto educativo dispondrá de 24 aulas de ESO, ocho unidades de Bachillerato, dos para ciclos formativos, 10 aulas para desdoblamiento y refuerzo pedagógico, otro espacio para educación especial, dos aulas de música y tres de informática, talleres de educación plástica, tecnología, laboratorio de ciencias experimentales y de física y química, así como gimnasio, vestuarios, cafetería y la biblioteca mencionada.

La alcaldesa de Almassora, Merche Galí, ha felicitado a los técnicos locales por el trabajo de años que ha permitido presentar hoy “un instituto que mira al futuro sin perder de vista el respeto a su pasado, que lo ha llevado a ser un edificio único y protegido por el que hemos pasado generaciones de estudiantes desde hace más de 50 años”.

Pasado y futuro

No en vano, como estaba previsto, el edificio antiguo se demolerá par dar lugar a su “reconstrucción formal literal de fachadas, plantas y secciones, con las exigencias normativas actuales” para garantizar su seguridad en una réplica exacta.

Además, la concejala de Educación, Raquel Barberà, ha recordado que el Ayuntamiento adquirió en 2017 una parcela de 3.739 metros cuadrados junto al suelo del actual IES Falomir que el consistorio valora como espacio idóneo para ubicar una posible futura formación profesional. De esta forma, Almassora completaría la oferta académica encaminada a la incorporación de estudiantes no universitarios al mercado laboral.