España va bien

España va bien…para unos mejor que para otros.

Si queremos estar informados vamos a tener que dejar de leer muchos periódicos, de escuchar muchas emisoras y de ver muchas cadenas, en este caso la gran mayoría, de televisión.

Se han empeñado en que los españoles entrenemos todos los días para convencernos a nosotros mismo de que somos gilipollas.

La economía nacional se está yendo al garete sin que nadie sea capaz de al menos alertar de la situación, ya no digo poner remedio, no se pueden pedir peras al olmo con la clase política que padecemos, sí al menos avisar de que vayamos preparándonos para lo que se nos viene encima. Los sucesivos gobiernos nacionales, regionales y municipales son insaciables, tienen tal obsesión por gastar más que la deuda pública está ya en el punto de no retorno y las autonomías acumulan tan extraordinaria deuda que harán falta generaciones para pagar la pella, eso suponiendo que empezáramos hoy a controlar el gasto, algo que las anticipo es impensable.

Insultan nuestro intelecto a diario intentando convencernos de que no se puede arreglar este país pactando con la derecha mientras comparten todo tipo de chanchullos con proetarras, delincuentes secesionistas, comunistas radicales y con todo aquel que tiene como objetivo destruir España. Entregan el Gobierno de Navarra a los asesinos de sus compañeros de partido mientras piden ayuda a Cs y PP para salir del laberinto donde un impostor como “Iluminado II” Sánchez nos ha metido.

Ayer supimos, lo intuíamos, que Sánchez tampoco es adivino. No hemos bajado de los tres millones de parados como él pronosticó a lo largo de su tediosa campaña electoral y julio ha sido el peor mes en lo referente a empleo desde 2008. Si ni en Julio creamos empleo ya me dirán ustedes lo que se avecina a partir de octubre.
Pero lo que nos sobra es dinero, vamos camino de otras elecciones, otra millonada que saldrá de nuestros bolsillos, los políticos parece siguen convencidos de que el dinero público no es de nadie.

España va bien, para algunos, gran parte de ellos pertenecientes a la privilegiada clase política, va cojonudamente.

Deja un comentario