Este lunes entra en vigor El Plan General de Castelló «para una ciudad verde, sostenible e inclusiva»

El nuevo ordenamiento urbanístico para los próximos veinte años pone fin a una década con el precedente PGOU cancelado por la justicia.

 

El nuevo Plan General de Castelló en conjunto va a entrar en vigor mañana lunes día doce de diciembre, con la entrada en vigor del Plan de Ordenación Pormenorizada (POP) aprobado en pleno el pasado once de noviembre y que se aúna al Plan General Estructural (PGE) que ya está actual desde el mes pasado de enero tras aprobarse en el mes de diciembre del año dos mil veintiuno. Castelló acaba así la tramitación del nuevo ordenamiento urbanístico, una vez los dos documentos que lo conforman, el POP y el PGE, están aprobados y en vigencia.

Castelló dispondrá ya desde mañana en todos y cada uno de los sentidos del documento estratégico más esencial de cara al desarrollo de una urbe, que define el urbanismo de los próximos veinte años y «proyecta un modelo de urbe verde, compacta, sostenible e inclusiva, que cose los distritos racionalizando el uso del territorio y de los recursos, y da contestación a las necesidades reales de suelo residencial, industrial y terciario».

De esta forma, se pone fin a una década con el precedente ordenamiento urbanístico, el PGOU del año dos mil, cancelado por el Tribunal Supremo tras 3 sentencias de nulidad; y a 9 años de tramitación, cuando la media de administración de este género de documentos se ubica en unos doce años.

Castelló dispondrá mañana del nuevo Plan General en vigor en su conjunto. Culminamos así un proceso complejo que comenzamos en la precedente legislatura y que es uno de los mayores legados para la ciudadanía.

Ha destacado la primera edila, Amparo Marco.

“El Plan General de Castelló es un proyecto de urbe, de futuro y de ocasiones, que mejora la calidad de vida de los y las castellonenses y ofrece una seguridad jurídica que va a ser motor social y económico”, ha destacado Marco. Es un ordenamiento urbanístico, “con perspectiva de género, que diseña el Castelló de los próximos veinte años con criterios de sostenibilidad social, ambiental y económica, concibiendo la urbe como un conjunto que medra de forma sustentable y sostenida en el tiempo y que tiene presente el cambio climático”, ha detallado.

El edil de Urbanismo, José Luis López, por su lado, ha incidido,

Este Plan General es el más democratizado que ha tenido Castelló, pone el interés colectivo sobre los particulares, favorece la sostenibilidad, contribuye a progresar la calidad de vida de la ciudadanía y prevé una urbe más afable y habitable. Mañana ponemos fin a una tramitación maratoniana que nos ha tolerado tener un Plan General que fomenta un uso racional y sostenible del suelo, siendo capaz de dar contestación a las necesidades reales de suelo residencial, industrial y terciario.

El segundo teniente de alcaldía, Ignasi Garcia, ha asegurado que “la entrada en vigor de nuestro Plan General es una muy buena nueva para la garantía jurídica cara las inversiones y cara la ciudadanía de Castelló, mas sobre todo es la garantía de que nuestro planeamiento está hecho de una forma razonable, sustentable, que une y resguarda nuestro término municipal, y posibilita el desarrollo industrial, transformándose en motor de futuro y en un auténtico revulsivo económico y para el empleo”.

Un Plan General que presenta un urbanismo que crece como una mancha de aceite, un urbanismo racional que termina con el urbanismo a la carta y especulador que promovía la derecha de la urbe de Castelló.

Ha apuntado Garcia.

El tercer teniente de alcaldía, Fernando Navarro, por su lado, ha destacado que Castelló enfrenta “un nuevo paradigma urbanístico que dibuja un desarrollo racional, que pone en el centro a las personas frente al interés de unos pocos, que incorpora la perspectiva de género y la mirada de todos y cada uno de los colectivos, e incluye por vez primera una sensibilidad ecológica y verde”. Además de esto, ha subrayado,

El planeamiento rompe con el urbanismo predador, apuesta por el desarrollo de una urbe compacta y humana y la protección del territorio y amolda a la urbe frente al reto del cambio climático.

Navarro, además ha destacado como jalones la protección del suelo agrario y el aumento de las zonas verdes, como la apuesta del Plan General por la rehabilitación de los distritos en situación de vulnerabilidad con la incorporación de diecisiete zonas de regeneración urbana. Ha concluido.