Fabregat: “La falta de presupuesto municipal hace que sean las entidades sociales las que estén rescatando a personas con recursos propios”

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Susana Fabregat reprocha a la alcaldesa de Amparo Marco que no disponer a estas alturas del año de presupuesto municipal, que es la herramienta que permite adaptar las inversiones a las necesidades del momento, es decir, permite ayudar a los que peor lo están pasando en esta pandemia, lleva a las entidades sociales como Cáritas, Cruz Roja o el Banco de Alimentos a multiplicar sus esfuerzos, aportando recursos económicos propios, para llegar a las personas más golpeadas por la pandemia, que son cada vez más”, señala.

“Con Cáritas atendiendo a un 16% más de personas en situación de vulnerabilidad, es decir 17.000 personas más, según se desprende de su memoria anual, lo razonable sería que desde el Ayuntamiento y más, con un gobierno municipal como PSOE, Compromís y Podemos que presume de rescatar personas, se abordaran nuevas vías de colaboración para ayudar a quienes ayudan a los que peor lo están pasando. Y mientras, a las puertas de los Servicios Sociales municipales las colas del hambre en busca de vales de comida evidencian que sigue habiendo muchos castellonenses que no llegan a cubrir necesidades básicas como pagar el alquiler, la luz o el agua”, añade.

La concejala del Grupo Municipal Popular Susana Fabregat advierte que la falta de presupuesto municipal a estas alturas del año, cuando debería estar en vigor el 1 de enero, sí tiene consecuencias negativas para la ciudad y para los castellonenses. En el ámbito social, “la ausencia de presupuesto, que es la herramienta básica con la que cuenta el Ayuntamiento para adaptar las inversiones a las necesidades del momento, sin  olvidar que estamos en pandemia, está haciendo que las entidades sociales sin ánimo de lucro sean las que estén rescatando a personas con recursos económicos propios”, explica.

Y añade: “Con un presupuesto prorrogado no hay posibilidad de incrementar ayudas a entidades Cruz Roja, el Banco de Alimentos o Cáritas. Precisamente ésta última acaba de presentar su memoria anual de 2020 en la que advierte que están atendiendo a un 16% más de personas respecto al año anterior, lo que supone 17.000 personas más que dependen de ayudas para sobrevivir al día a día. Y, mientras, a las puertas de los Servicios Sociales municipales las colas del hambre de castellonenses en busca de vales de comida evidencian que siguen siendo muchos vecinos los no llegan a cubrir necesidades básicas como pagar el alquiler, la luz o el agua”, añade.

Para Fabregat, lo razonable sería que desde el Ayuntamiento y más, “con un gobierno municipal como PSOE, Compromís y Podemos que presume de rescatar personas, se abordaran nuevas vías de colaboración para ayudar, en este momento de crisis tan delicado para muchas familias a quienes ayudan a los que peor lo están pasando, ofreciendo soluciones a los problemas de hoy. Por eso urge el presupuesto que de momento ni está ni se le espera, en el mejor de los casos se aprobará en julio para entrar en vigor al mes siguiente mientras las familias ahogadas por la crisis no pueden esperar ni un minuto más”.

“Pedimos a la alcaldesa Amparo Marco que tenga sensibilidad con todas estas personas, que haga más por ellas y que no deje a las entidades sin ánimo de lucro que sean ellas las que le estén haciendo el trabajo de recatar personas. El gobierno municipal de PSOE, Compromís y Podemos, en lugar de rescatarse a ellos mismos, como hicieron subiéndose el sueldo un 50% a principio de la legislatura, que miren a su alrededor y que hagan más por los castellonenses”, recuerda la edil Popular.

Cáritas no es la única que está atendiendo a más personas en riesgo de vulnerabilidad, recordemos que el Banco de Alimentos atiende a más de 15.000 personas, un 20% más que hace un año, y Cruz Roja, solo en la ciudad de Castellón, atendió a 22.411 personas durante 2020, con más de 128.000 intervenciones.

“Es irresponsable que en el mes de junio sigamos sin unas cuentas municipales adaptadas a las necesidades actuales de la pandemia por los líos internos entre socios de gobierno (PSOE, Compromís y Podemos). No bajan los impuestos y las ayudas anunciadas siguen sin llegar a muchas pymes y autónomos. Todo es cuestión de prioridades y de voluntad política, por eso, pedimos que se ponga el foco en quienes más ayudas necesitan. Cuando más falta hace el dinero a las familias, porque las consecuencias sociales y económicas, además de las sanitarias, a causa de la pandemia están siendo muy dramáticas, el gobierno municipal de izquierdas sigue enfrascado en sus luchas internas que retrasan la aprobación del presupuesto municipal que necesita la ciudad”, concluye Fabregat.

Deja un comentario