Fabregat lamenta que la política de Amparo Marco convierta en “una ratonera el casco histórico” de Castellón y perjudique a los comercios

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Susana Fabregat, denuncia que el equipo de gobierno haya bloqueado un nuevo acceso a la ciudad, en la calle Herrero, mientras está a punto de culminar el cierre definitivo del Paseo Ribalta por el TRAM, en contra de la opinión de comerciantes y usuarios.

“El gobierno de Castellón de Amparo Marco dice que está transformando la ciudad, poniéndola al servicio de las personas, pero su política y sus acciones dicen exactamente lo contrario: se toman las decisiones sin consultarles y las consecuencias de esas acciones generan precisamente lo contrario, que las personas no se beneficien”, ha indicado.

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Susana Fabregat, reclama al equipo de gobierno que “no siga bloqueando” el acceso al centro de la ciudad, porque “las políticas de movilidad que está aplicando Amparo Marco están convirtiendo en una ratonera el casco histórico, perjudicando todavía más al tejido comercial, que ya de por sí atraviesa una situación muy delicada por la caída del consumo y de las ventas”.

Fabregat se ha referido así a la reciente pérdida de un nuevo carril de acceso al centro de la ciudad, en este ocasión por la calle Herrera, donde el equipo de gobierno “acaba de habilitar un nuevo carril bici, que muere en la Plaza de la Paz, sin solución de continuidad, cruzándose con el resto de tráfico rodado, en una nueva demostración de que el equipo de gobierno hace las cosas a martillazos y sin consultar”.

“El comercio del centro de la ciudad se queda sin clientes porque cada vez les resulta más difícil, pero sobre todo más incómodo, acceder. Se ha perdido el carril en la calle Herrero, pero también se ha cerrado el acceso oeste, por el Paseo Ribalta, y si se confirman los planes de Amparo Marco, pronto se perderá también el acceso este a través de la avenida Lledó. A este paso, no quedará ni un vial para poder llegar al casco histórico y a su oferta gastronómica y comercial, condenando al centro a la muerte anunciada que ya padece”, ha declarado.

“El gobierno de Castellón de Amparo Marco dice que está transformando la ciudad, poniéndola al servicio de las personas, pero su política y sus acciones dicen exactamente lo contrario: se toman las decisiones sin consultarles y las consecuencias de esas acciones generan precisamente lo contrario, que las personas no se beneficien”, ha indicado. “Pedimos a los partidos del Acuerdo de Fadrell que escuchen y reflexionen más antes de hacer nada, porque una simple ronda con entidades como las de comerciantes o las asociaciones de vecinos para ver lo molestos que están por los perjuicios de la política de movilidad del Ayuntamiento de Castellón”, ha añadido.

“Hemos pedido hasta la saciedad, sin ningún tipo de respuesta, los informes técnicos sobre los que se basan el cierre de accesos a la ciudad, así como los itinerarios alternativos que se crean, para que el tráfico que se desvía por el bloqueo de un eje pueda ser absorbido por otro. Ni transparencia ni participación. Tenemos un equipo de gobierno que funciona con el mando y ordeno, generando barreras y más incomodidades a los usuarios”, ha afirmado la concejala Susana Fabregat.

En este sentido, la edila del Partido Popular en la ciudad de Castellón reclama medidas que favorezcan la accesibilidad al centro de la ciudad, además de un plan de incentivos para el uso de los parkings, con descuentos para clientes y usuarios, además de ayudas directas, con bonos de compra, campañas de promoción y otras acciones, como una línea de apoyo al alquiler de locales o distribución de material de protección y desinfección. “Son cosas que venimos reclamando desde hace muchos meses, porque así nos lo trasladan las propias organizaciones de comerciantes, sin que el equipo de gobierno haya hecho nada en este sentido. Una situación muy difícil que se ha acrecentado con el Covid, poniendo al límite la capacidad de resistencia de un grupo de pymes y autónomos que no solo generan muchos puestos de trabajo, sino que además mantienen vivo el corazón de la ciudad de Castellón, frenando el riesgo de abandono y degradación en el que se haya inmerso”, ha concluido.

Deja un comentario