Fabregat: “Si Marco quiere ayudar de verdad al comercio que empiece por anular las cámaras que multan a los vehículos por acceder al centro”

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Susana Fabregat se hace eco del malestar que ha causado entre los comerciantes el servicio de control de acceso al centro mediante cámaras, fruto de una decisión de la Concejalía de Movilidad.

“Si ya era difícil atraer a los compradores, por la complejidad del itinerario para acceder al corazón de la ciudad, la medida puesta en marcha sin consensuarla con nadie está provocando rechazo y ante el temor de ser multados, muchos ni se plantean comprar en el corazón de la ciudad, es una medida demasiado drástica ahora, en plena crisis, que va a acabar por rematar a las pymes y autónomos que dan vida a la ciudad”, dice.

Fabregat, que se ha reunido con representantes de Covaco Castellón, organización miembro de Confecomerç, junto al concejal del PP Vicente Guillamón, ambos han recogido las necesidades más urgentes del colectivo, “estas pasan por recibir ayudas directas de las administraciones; reparto de bonos para incentivar las compras; crear parkings disuasorios; tarifas de parking baratas que premien a los consumidores del centro y suspender de manera urgente el sistema de vigilancia mediante cámaras de control de acceso de vehículos al centro que sancionar a los no autorizados con 200 euros de multa, además de revisar el Plan municipal de accesibilidad al centro”, señala.

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón y representante del distrito centro Susana Fabregat insta a la alcaldesa, Amparo Marco, a atender de manera urgente el grito de auxilio del comercio de proximidad con el fin de salvaguardar la viabilidad de las empresas, ante la caída de ingresos que registran los pequeños comercios y la falta de ayudas directas.

Unas declaraciones que se producen tras reunirse -junto al también edil del PP Vicente Guillamón-, con secretaria general de Covaco Castellón, organización miembro de Confecomerç, Tere Esteve; el vicepresidente segundo de Confecomerç Comunidad Valenciana, Mauro Gómez, y la presidenta de Castelló Espai Comercial, Charo Broncal. Los Populares han mostrado su apoyo al sector del comercio que “ni siquiera ha sido incluido en las ayudas del Plan Resistir de la Generalitat, que ha de gestionar a través del Plan Paréntesis el Ayuntamiento. No se ha contado con ellos a pesar de ser uno de los sectores más golpeados por la crisis, que está poniendo dinero de su bolsillo para poder sobrevivir. Las pymes y autónomos de este sector ya no pueden más, muchos han cerrado definitivamente por la caída drástica de ingresos y las restricciones de la Covid”. Otro tema por resolver es el de la Concejalía de Movilidad, dado que recientemente se ha activado un sistema de vigilancia mediante cámaras de control de acceso de vehículos al centro, en el cual se sanciona con 200 euros a los vehículos no autorizados”, explica.

En este sentido, la concejala Popular reclama sensibilidad a la alcaldesa, “si Amparo Marco quiere ayudar de verdad al comercio que empiece por pedir a la Concejalía de Movilidad que deje sin efecto las cámaras que multan por acceder al centro, tal y como piden los propietarios de los locales del corazón de la ciudad”. Y añade: “si ya era difícil atraer a los compradores, por la complejidad del itinerario para acceder al corazón de la ciudad, esta medida puesta en marcha sin consensuarla con nadie está provocando rechazo y ante el temor de ser multados, muchos ni se plantean comprar en el centro, es una medida demasiado drástica ahora, en plena crisis, que va a acabar por rematar a las pymes y autónomos que dan vida a la ciudad”.

Cabe recordar que el equipo de gobierno municipal ya limitó accesos directos al centro prohibiendo la circulación por la calle Navarra, Parque Ribalta y en breve afectará también a la Avenida de Lidón “sin dar alternativas al tráfico rodado, por lo que cada vez es más difícil llegar al centro.

Los Populares han traslado a los representantes de Confecomerç la moción que el jueves llevarán al pleno que recoge un nuevo paquete de medidas de apoyo a las pymes y empresas, instando a la alcaldesa Amparo Marco a hacer más por ellos desde sus competencias municipales. “Desde el PP volvemos a tender, por quinta vez, la mano al equipo de gobierno para tomar medidas que alivien la difícil coyuntura social y económica de los sectores que peor lo están pasando, como el comercio o la hostelería”, apunta la edil.

Medidas que pasan por que las terrazas, en el caso de la hostelería, no paguen la tasa de ocupación de vía pública este año y que los sectores más afectados por los cierres no paguen la tasa de basuras durante 2021. También se pide suspender temporalmente, al menos hasta el 1 de enero de 2022, el sistema de control de vehículos al centro de la ciudad por videocámaras y también crear ayudas directas al alquiler para todos aquellos negocios y actividades que estén ubicados en un local arrendado.

Durante la reunión, que se ha desarrollado de manera telemática, los Populares han recogido las necesidades más urgentes del colectivo, “estas pasan por recibir ayudas directas de las administraciones y que lleguen a todos, que no dependan del orden de entrada por el mero hecho de, simplemente, conectarse antes con el ordenador, porque no hay que dejar a nadie atrás.

Los comerciantes, a su vez piden recuperar su horario de siempre, hasta las 20.00h, y levantar el perimetraje durante los fines de semana para que la gente de los municipios de la provincia pueda desplazarse a la capital, medidas que se verán cumplidas seguramente a partir de la semana que viene, estando Confecomerç CV en la Mesa de Desescalada de la Generalitat como portavoz del pequeño comercio.

Los comerciantes han señalado que en Castellón se hace necesario la implantación de medidas como la creación de parkings disuasorios para hacer atractivo comprar en el centro o implantar tarifas de parking baratas que premien a los consumidores del centro”, recuerda Fabregat.

“El sector del comercio, que tantos esfuerzos ha puesto en adaptar sus establecimientos a la normativa Covid, limitando los aforos, protegiendo a los clientes, aguantando las duras restricciones, necesita que se le tienda una mano, y se le ayude más planificando la desescalada para no volver atrás con una inyección de liquidez que necesitan ya, dado que mañana será tarde”, concluye Fabregat.

Deja un comentario