Fallece el anciano ingresado tras ser corneado en los festejos de Canet d’en Berenguer

Con la muerte de este hombre se eleva a 8 el número de fallecidos en els "bous al carrer" de la Comunitat Valenciana.

 

El hombre de 80 años de edad se encontraba ayer por la tarde en el recinto taurino creyendo que los animales ya estaban encerrados en los toriles pero una vaca permanecía en el recinto. El señor, recibió un fuerte golpe del animal que se ensañó con él hasta que unos aficionados pudieron rescatarlo y sacarlo del recinto a través del vallado.

El hombre fue trasladado al Hospital de Sagunt donde fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) al que llegó sin perder la conciencia a pesar de la gravedad de los golpes.

Finalmente, el hombre de 80 años de edad ha fallecido.

Con su fallecimiento, se eleva a 8 el número de muertos en los festejos del ‘bous al carrer’ en la Comunitat Valenciana en este 2022.

La organización de los festejos decide no suspenderlos por la «espesa» labor administrativa y el Consistorio convoca 3 minutos de silencio.

Un anciano de ochenta años ha fallecido este jueves tras ser corneado por una vaquilla en los ‘bous al carrer’ de Canet d’en Berenguer (Valencia), conforme han confirmado fuentes sanitarias. El hombre, la octava víctima mortal en este género de festejos a lo largo del verano en la Comunitat Valenciana, se hallaba ingresado en el Hospital de Sagunt.

Los hechos han ocurrido el miércoles por la tarde a lo largo de la celebración de los ‘bous’, cuando el hombre, que se hallaba bajo un ‘cadafal’, según parece, se distrajo y en el instante en que se disponía a abandonar el circuito taurino fue embestido a alta velocidad por una vaquilla, conforme ha conocido Castellón Diario en declaraciones del primer edil de la localidad, Pere Antoni Chordá.

El anciano, que no era vecino de la localidad valenciana, padeció múltiples golpes, como la ruptura de diferentes costillas y la fisura de un pulmón como consecuencia de la embestida, por lo que fue ingresado en el Hospital de Sagunt.

El Municipio de Canet, que ha lamentado los hechos, se ha reunido este jueves con la organización de los festejos, que no son de competencia municipal, para barajar «todas y cada una de las opciones» tras el suceso y para poner a su predisposición «toda la maquinaria administrativa».

El Ayuntamiento ha planteado la posibilidad de declarar un día de luto y de suspender a lo largo del mismo los festejos previstos, situación que por último se ha descartado pues la organización,

Tiene cerrados los seguros y la asistencia de ambulancias y una tramitación administrativa bastante espesa.

Conforme ha señalado el primer edil, que ha justificado que este escenario «impide a día de hoy postergar los festejos«, como era la pretensión del Consistorio.

TRES MINUTOS DE SILENCIO

Sin embargo, el Ayuntamiento ha convocado 3 minutos de silencio,

Uno para cada acto taurino de este jueves, con la pretensión de trasmitir así las condolencias y la aflicción del pueblo tras el impacto de lo sucedido, así como para dar visibilidad a este género de peligros que para muchos de nosotros son intrínsecos aunque están ahí.

Ha concretado, Chordá.

El fallecido en Canet es la octava víctima mortal en esta clase de festejos este verano en la Comunitat Valenciana. Preguntado por este tema, Chordá ha argumentado.

 Canet es una localidad con tradición taurina; en verdad los festejos empezaron el día pasado cinco de septiembre.

El alcalde además, ha defendido la actuación del Ayuntamiento con el fin de festejar estos acontecimientos «con seguridad«.

Así, ha apuntado que, desde la competencia municipal, se han nombrado 6 operativos policiales a fin de que velen «en todo instante» por la seguridad de los participantes en los festejos taurinos y a fin de que ningún menor acceda al circuito y que nadie lo haga bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Por eso podemos velar, es nuestro trabajo y competencia, y cumplimos.

Insiste.

En todo caso, ha reconocido,

El fallecimiento del anciano ha resultado ser una desgracia pero se trata de una situación puntual que está, además de esto, fuera de nuestro alcance, al haberse tratado esta vez de una distracción.

Aún así, ha apostado por «aprender» de estas situaciones para «procurar progresar de cara al futuro» y ha abierto la puerta a mudar los recorridos de los festejos para hacerlos «aún más seguros».

En estos festejos, si se hacen con medidas de seguridad, no tiene por qué haber ningún inconveniente, fue un accidente y hemos tenido mala suerte.

Ha concluido.