FOBESA y la Fundación Reconatura entregan más de 200 pantallas de protección y más de 2.000 mascarillas fabricadas con materiales reutilizados

• Se han repartido entre sanitarios, cuerpos de seguridad, personal esencial de farmacias y comercios, personas mayores y población vulnerable de la isla de Mallorca a través de los voluntarios y colaboradores de la Fundación
  • La iniciativa, llevada a cabo por los miembros de la Fundación, ha sido financiada íntegramente por FOBESA

 La crisis del coronavirus está agudizando el ingenio de las personas y sacando su parte más solidaria. Así lo han demostrado los miembros de Reconatura –fundación mallorquina dedicada a la investigación y a la educación y sensibilización medioambiental, así como a la integración sociolaboral de personas en riesgo de exclusión- que se ha puesto manos a la obra para fabricar pantallas de protección y mascarillas higiénicas con materiales reutilizados, contando para ello con la financiación de FOBESA. Una iniciativa que surgió ante la necesidad de reaccionar urgentemente a la grave situación generada por la crisis sanitaria y la necesidad de protegerse de sanitarios y demás personal esencial expuesto.

En concreto, desde la Fundación se han fabricado ya más de 200 pantallas de protección y más de 2.000 mascarillas, que están siendo repartidas gratuitamente a particulares a través de los voluntarios y colaboradores de la Fundación, quienes las están haciendo llegar a sus familiares y amigos y a sus vecinos y vecinas, así como a sanitarios, cuerpos de seguridad, personal esencial de farmacias y comercios, personas mayores y población vulnerable de su entorno.

En cuanto a los materiales utilizados, la premisa ha sido afrontar la situación empleando aquello que se tenía al alcance para tratar de dar soluciones, recurriendo al ingenio y la creatividad. Por su parte, las pantallas de protección se están elaborando a partir de botellas de PET transparentes reutilizadas, así como de varillas plásticas, también llamadas “ballenas” (material normalmente utilizado en la confección de cancanes y corsés). Estas son muy ligeras (pesando menos de 50g en total) y resultan muy cómodas, especialmente para aquellos que llevan gafas, pues la mascarilla convencional genera vaho que empaña los cristales. Además, este tipo de pantalla es muy duradera, ya que es resistente y puede desinfectarse rápida y fácilmente con alcohol (o solución hidroalcohólica), lo que resulta muy práctico y permite su reutilización.

Para la fabricación de las mascarillas higiénicas, la Fundación está reaprovechando material para manteles de Tejido no Tejido transpirable, que resiste al agua y es lavable a mano (material similar al utilizado habitualmente para la fabricación de esta clase de mascarillas). Se han diseñado, además, teniendo en cuenta a los más pequeños, para los que se han hecho tallas especiales y diseños amenos, a fin de facilitar que no solo las puedan, sino que las quieran usar a diario.

Al respecto de esta iniciativa, Juan Pablo Mateo, director general de FOBESA, ha querido poner en valor “la entrega y esfuerzo de todos los que hacen posible este tipo de acciones solidarias, especialmente en estos momentos”, en que, según ha proseguido, “un gesto como este está siendo enormemente agradecido por todos los que están recibiendo las 20 pantallas de protección y las 100 mascarillas que estamos fabricando y distribuyendo a diario”.

Así, esta acción se une al resto de iniciativas llevadas a cabo por la Fundación Reconatura en el marco del proyecto de investigación y desarrollo medioambiental que desarrolla junto al Centro Especial de Empleo Icarus Autocontrol, entidad dedicada a la integración sociolaboral de personas con discapacidad y en riesgo de exclusión. El Proyecto Reconatura engloba actividades de sensibilización y educación medioambiental, prevención de residuos, recuperación de recursos y reciclaje, cursos de formación, así como producción y venta de productos de artesanía y decoración fabricados con materiales reutilizados y reciclados.

Además, esta apuesta por la sostenibilidad se completará próximamente con la apertura de un centro de investigación y desarrollo medioambiental en la isla de Mallorca, que servirá como escaparate y modelo educativo de prevención de residuos, así como del nuevo sistema de gestión medioambiental que propone Reconatura, basado en la recuperación de recursos y la economía circular.

 

Deja un comentario