Francisco Gil critica a Miguel Barrachina

Gil: “Barrachina es tan ridículo que ahora quiere ser el adalid anticorrupción después de 10 años de silencio ante las condenas a su partido”

El secretario general del PSPV-PSOE de la ciudad de Castellón y diputado autonómico reprocha al presidente del PP su “silencio” ante el “chorreo de condenas a miembros de su partido”

 ”Barrachina es tan ridículo que ahora pretende convertirse en el adalid anticorrupción cuando, durante diez años, ha estado en silencio mientras al PP le caía condena tras condena por tejemanejes varios”. Así de contundente se ha mostrado el secretario general del PSPV-PSOE de la ciudad de Castellón y diputado autonómico, Francisco Gil, quien ha atacado al presidente del Partido Popular en la provincia de Castellón y diputado autonómico, Miguel Barrachina, por “olvidar” el “chorreo” de casos por los que han sido condenados miembros de su partido y mostrarse tan “sucio” atacando en les Cortes al director territorial de Urbanismo, Vicent Garcia Nebot, y la alcaldesa de Almenara, Estíbaliz Pérez.

Gil ha recordado que Garcia Nebot “no está imputado por ningún delito” y que la denuncia “ha sido interpuesta por la secretaria del Ayuntamiento de Almenara, una persona que ha sido suspendida por la Generalitat Valenciana de sus funciones y retribuciones durante tres años por diferentes faltas graves, por lo cual nos podemos hacer una idea del recorrido que tendrá esta denuncia, que parece más odio personal que otra cosa”.

“Caso distinto es el del PP que acumula condenas contra el que fuera presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, por defraudar a Hacienda; el exalcalde de Vall d’Alba, Francisco Martínez, por un delito de negociación prohibida a funcionarios; el exalcalde de Navajas, José Vicente Torres, por un delito de desobediencia a la autoridad judicial; el exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa, por financiación ilegal del partido; el ex vicepresidente del Consell, Víctor Campos, por un delito continuado de cohecho; y el exalcalde de Vila-real, Manuel Vilanova, por un delito de prevaricación, entre otros”, le ha recordado el diputado.

Gil pregunta a Barrachina “por esa doble vara de medir a la que le gusta tanto referirse y que él mismo se podía aplicar porque durante todo este tiempo ha estado callado y no pedía la dimisión de nadie, el mismo silencio que daba durante los cinco años que su partido mantuvo a Carlos Fabra como presidente de la Diputación de Castelló estando imputado”.

Deja un comentario