Garcia: «Aprobamos un presupuesto diseñado para revertir los daños ocasionados por la crisis sanitaria»

El portavoz del grupo Compromís destaca las medidas para recuperar el trabajo de centenares de pequeñas y medianas empresas, «que necesitan el apoyo del Ayuntamiento de Castellón para seguir adelante»

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Castellón ha aprobado el presupuesto de 2020, unas cuentas redefinidas para adaptarse a la realidad social generada a raíz de la pandemia de la COVID-19. «Hoy aprobamos un presupuesto práctico, consecuente con la situación que estamos viviendo y diseñado para revertir los daños ocasionados por la crisis sanitaria, para sacar adelante medidas de choque contra la pandemia, y al mismo tiempo, ofrecer oportunidades de futuro para muchos ciudadanos y ciudadanas que están sufriendo las consecuencias», ha asegurado el portavoz del grupo Compromís en el consistorio, Ignasi Garcia.

El concejal ha recordado que «las áreas que gestiona Compromís en el Ayuntamiento de Castellón son de un carácter eminentemente social y generan oportunidades laborales para cientos de pequeñas y medias empresas, un valor añadido a nuestra ciudad desde diferentes vertientes profesionales». Estos negocios «necesitan, ahora más que nunca, el apoyo de la institución para seguir adelante».

Garcia también ha hecho autocrítica en su intervención, durante la cual ha reconocido que «somos conscientes de que estos presupuestos llegan tarde y que no podían demorarse más en el tiempo». El portavoz de Compromís ha recordado que «la crisis del coronavirus es una pandemia que está mostrando las desigualdades más que nunca y los representantes públicos tenemos que ser honestos con la ciudadanía que nos ha escogido: aquí nadie tiene la verdad absoluta, ni la varita mágica para resolver la situación», pero sí que «podemos garantizar más esfuerzo, más dedicación y más inversiones para hacer lo que tendría que hacer todo gobierno: cuidar de nuestra gente».

Así, Compromís por Castelló ha destacado que el presupuesto cuenta con tres líneas fundamentales. La primera es el impulso económico a profesionales autónomos y pequeñas empresas, «que generan verdadera riqueza y trabajo en nuestra ciudad». En segundo lugar, las cuentas municipales van dirigidas al rescate social de las familias y personas más vulnerables, con medidas concretas en materia de educación, de dependencia o de violencia de género. Por último, el ejercicio fomentará la economía verde, para plantear un crecimiento sostenible y respetuoso con el entorno y el territorio.

Deja un comentario