¿God save the Queen?

¿God save the Queen?

Ahora más candente que nunca, la realeza ha sido noticia mundial, resulta que una longeva monarca de un país mas o menos cercano ha fallecido, y esto nos hace volver a esa época en la que esas distinguidas personalidades que, agraciadas por la mano de Dios, hicieron y deshicieron a su antojo a lo largo de la historia.

 

En este caso, Isabel II, ha cumplido uno de los reinados más largos de la historia y en ese reguero de décadas ha dejado numerosos hitos, entre ellos, distintas atrocidades contra el pueblo africano e hindú como robo de oro y diamantes, esclavitud, opresión y alguna que otra sangrienta masacre. Nada que que agradecer a semejante personaje, ni luto, ni pena, ni gloria.

Ahora, ya fallecida, su hijo hereda la corona y el reinado, y solamente con ver las primeras imágenes de su coronación, resaltan distintos gestos de pedantería, soberbia y mala educación hacía los súbditos…una imagen que se sale de estos tiempos «tan modernos» para volver a revivir esa carcomida realeza de la Edad Media que tan atrás en el tiempo parecía haber quedado.

Un rey con un poder inmenso, un gran país a sus pies y un sin fin de colonias repartidas por todo el mundo que amplían su reino. Un rey que comienza su reinado a los 73 años. Un rey que dentro de su rutina diaria tiene a un plantel de mayordomos para cosas tan necesarias como atarle los cordones, ponerle pasta de dientes en el cepillo, recoger todo lo que se le caiga al suelo, o ser incapaz de mover un mísero tintero en una mesa y espetar al ayudante de turno con su peor gesto de desprecio y desdén. Más que un rey para gobernar parece una persona dependiente incapaz de valerse por si mismo, aunque sea para las cosas más básicas, me esperaba más de un semi-dios o de alguien que tenga una descendencia divina… por lo menos que sepa atarse los cordones..

No sé qué pasa que todo lo que está relacionado con reyes, reinas, reinados, principies y princesas siempre me ha dado cierto repelús. Ya sea por acción u omisión, no logro encontrar las referencias adecuadas para poder decir en alto que tal o cual rey o reina, a lo largo de la historia, haya sido bueno/a para el pueblo en general. Todos y todas han hecho abuso de poder, todos y todas han cometido delitos…de verdad, ¿para qué sirve un monarca? ¿Pueden hacer lo que les dé la real gana sin ningún tipo de consecuencias?… no son los mismos reyes que antes, no son faraones…son reyes y reinas que viven en un mundo de Derechos Humanos, de Amnistía Internacional, de Naciones Unidas, con un estado de derecho. Son personas que deben estar sujetas a la crítica y a la sanción, tanto como a ser elogiada y premiada, son o deberían ser como cualquier persona que viva en esta sociedad…con unos derechos y unas obligaciones.

Son personas que rigen y han regido un absoluto poder durante miles de años, personas no elegidas por el pueblo si no por pertenecer a una familia y por unirse en “sagrado matrimonio” a otras familias pudientes con las que asegurar su continuidad. Son personas que transmiten un aura de semi-dioses, les besamos las manos, nos postramos a sus pies, les hacemos reverencias….

Creo firmemente que nadie merece tal trato, nadie merece ser idolatrado y tampoco que estos sujetos aprovechen ese endiosamiento para hacer y deshacer a su antojo con el fin de conseguir el poder, las riquezas y el control de su país y de los países que conquistó o quiera hacer suyos.

Necesito cambiar el famoso “God Save the Queen” por el menos comercial pero mucho más honesto “God doesn’t exit, so fuck the queen”… empecemos a vivir sin poderes supremos, formemos una sociedad sin dioses, reyes e iglesia…quien quiera creer, que crea, quien quiera adorar que lo haga…pero no permitamos que las creencias sean impuestas a una sociedad que lo último que necesita son líderes falsos.

Rafa Saz