Imputados los responsables y el ingeniero del hinchable de Mislata

La jueza imputa a dos responsables del hinchable de Mislata en el que murieron dos niñas y al ingeniero que lo supervisó.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Mislata (Valencia) ha imputado al propietario y a otro responsable del castillo hinchable de Mislata (Valencia) en el que fallecieron dos niñas, de 4 y 8 años, tras ser tumbado por el viento el pasado 4 de enero. También ha sido imputado el ingeniero técnico que lo supervisó.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la magistrada ha adoptado esta decisión en el ámbito de unas diligencias previas abiertas inicialmente por dos delitos de homicidio por imprudencia y lesiones por imprudencia, sin perjuicio de ulterior calificación.

Respecto al ingeniero, se trata del hombre que firmó los certificados de la instalación de la atracción ferial en Mislata. Según una documentación policial, este ingeniero técnico no revisó las instalaciones ‘in situ’ el 2 de enero de 2022, tal y como declaró inicialmente, sino que lo hizo desde Elx.

Durante la instrucción de la causa, la jueza además ha citado a los padres de las víctimas, tanto de las fallecidas como de las lesionadas, a fin de realizarles el correspondiente ofrecimiento de acciones.

Igualmente, entre otras diligencias, ha decidido admitir el testimonio de diversos testigos que presenciaron cómo una ráfaga de viento levantaba el castillo hinchable y provocaba que los niños que jugaban en él salieran despedidos. Igualmente ha admitido el testimonio de los agentes de Policía que han intervenido en la investigación del suceso.

Las cuerdas estaban rotas y deterioradas

Según obra en un informe de la Udef, el castillo tenía cuerdas rotas y deterioradas. Los testigos afirmaron que en el lado derecho que se levantó por el viento no vieron que el hinchable estuviera amarrado. Otros testigos no lo recuerdan.

Así mismo, la  documentación fotográfica de los agentes recoge cinchas rotas atadas a una farola, otra desgarrada y en mal estado y otras más seccionadas o con nudos en medio de la cuerda.