Investigados dos trabajadores de La Vilavella por verter toneladas de purines en un espacio natural protegido de Nules

A lo largo de la investigación los agentes verificaron la existencia de charcos de enormes dimensiones con purines líquidos que la tierra no podía absorber debido a la saturación existente.

 

La Guardia Civil ha investigado a dos personas por la comisión de un supuesto delito contra los recursos naturales y medio ambiente. Los investigados aparentemente habían estado vertiendo a lo largo de meses toneladas de purines en un espacio natural protegido de la localidad de Nules, conforme ha informado el instituto armado en un comunicado

El SEPRONA de la Guardia Civil, como policía judicial concreta de medio ambiente, tiene la misión de velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y el medio ambiente, de la protección del suelo, agua y atmósfera, de la sanidad animal y de la conservación de las especies de vegetación y fauna.

El SEPRONA de Burriana empezó una investigación el mes pasado de mayo por unos supuestos vertidos incontrolados en la Marjal de Nules, terreno que pertenece a uno de los Espacios Naturales protegidos de la Comunitat Valenciana, declarada como zona especial de conservación (ZEC) y considerada una de las zonas húmedas clasificadas al amparo de lo establecido en el Pacto de aprobación del Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunitat Valenciana.

A lo largo de la investigación los agentes verificaron la existencia de charcos de enormes dimensiones con purines líquidos que la tierra no podía absorber debido a la saturación existente, que manaban un fuerte olor y albergaban un sinnúmero de mosquitos en la zona.

Los guardias civiles cooperaron a lo largo de las pesquisas con organismos como la Confederación Hidrográfica del Júcar, como el Departamento Territorial de la Consellería del Medio ambiente, que determinó que existían hábitats y especies en riesgo de extinción en la zona, como la incompatibilidad de todo género de vertido sólido o líquido potencialmente contaminante sobre los suelos, pudiendo tener efectos apreciables sobre los espacios y especies que se hallan en el espacio RED NATURA 2000.

Tras múltiples labores de investigación y tareas de vigilancia reservada, la Guardia Civil sorprendió ‘infraganti’ a uno de los supuestos responsables, trabajador de una compañía ubicada en la localidad de La Vilavella, que, a través de un tractor y una cuba, efectuaba el vertido a través de un cilindro de enormes dimensiones, proyectando más de nueve mil litros de deshechos sobre el terreno con cada evacuación.

La operación acabó este mes de noviembre con la investigación de esta persona y el encargado de la compañía, por efectuar el vertido de forma desmandada, con técnicas no autorizadas, desde diciembre de dos mil veintiuno, sin que el dueño de la parcela tuviese conocimiento.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en los Juzgados de Vila-real.