José Martí defiende el papel de los ayuntamientos en la gestión de la emergencia sanitaria y pide a Puig que apoye en Madrid el uso de los remanentes

El presidente de la Diputación quiere que este dinero se destine a la reconstrucción de la economía y de las políticas sociales

El presidente de la Diputación de Castellón, José Martí, ha hecho esta mañana una defensa férrea de la gestión de los ayuntamientos en la lucha contra los efectos del coronavirus y ha reclamado que se tenga en cuenta la voz de los alcaldes y alcaldesas en el próximo proceso de desescalada. “Entiendo que se tiene que escuchar a la administración local por su naturaleza, es la más próxima con el ciudadano y es la que jugará un papel crucial en la crisis social y económica que seguirá a la crisis sanitaria”. Estas palabras las ha compartido vía on line en el marco de la reunión de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FEMP), en la que ha coincidido con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y sus homólogos de las diputaciones de Valencia y Alicante.

Como máxima reivindicación, Martí, en voz de alcalde y de presidente, ha puesto sobre la mesa “la necesidad imperante de que todos los municipios dispongan de los máximos recursos para poder iniciar la reconstrucción de la economía y las políticas sociales una vez se dé por superada la pandemia”. Por eso, ha solicitado al jefe del Consell, Ximo Puig, que actúe como portavoz de los intereses castellonenses y que inste al Gobierno español a que permita una moratoria de dos años en los efectos de los planes económicos financieros. Según ha confirmado, actualmente, además de la institución provincial, hay 27 ayuntamientos que no podrán hacer uso de todos sus recursos por estar bajo la tutela del Ministerio de Hacienda a través de los planes económicos financieros. “En el caso de la Diputación estamos hablando de 43 millones de euros que no podemos gastar al haber sido ‘sancionados’ por la mala gestión económica de la antigua corporación provincial”.

Para el mandatario, “la ciudadanía no entendería que ante una situación de máxima urgencia no se pueda hacer uso de unos fondos tan necesarios para atender las urgencias sociales que tenemos delante”. Por eso, ha reiterado en la propuesta de que “se habiliten los mecanismos pertinentes para que la administración local pueda disponer cuanto antes de los superávits y remanentes”.

UNIDAD Y DIÁLOGO

Ante la propuesta de Ximo Puig de un gran pacto entre Generalitat, diputaciones y ayuntamientos, José Martí ha extendido la mano de su equipo de gobierno “para trabajar todos en una en una misma dirección, que es lo que demanda claramente la ciudadanía. Hay que rebajar tensiones y salir adelante con humildad y lealtad institucional”. “Es fundamental”, ha añadido.

Por último, el presidente Martí también ha insistido en introducir las mayores certezas posibles dentro de la incertidumbre general, poniendo como solución “el adelanto de las decisiones que más tarde o más pronto se tendrán que tomar”.

Deja un comentario