José Martí señala que la desinfección de ciudades y pueblos es una prioridad y anima a los ayuntamientos a mantenerla en el futuro

El presidente de la Diputación hace un llamamiento a los ayuntamientos para que controlen que se respeta la distancia social de seguridad en los mercados municipales que se reinician el 30 de abril

El presidente de la Diputación de Castellón, José Martí, advierte de que los trabajos de desinfección pasan a ser una prioridad inexcusable y que los ayuntamientos tienen que incorporar esta tarea a su catálogo de servicios. Es una de las principales conclusiones expuestas en el transcurso de la reunión telemática que ha celebrado hoy la consellera de Justicia, Interior y Administración, Pública, Gabriela Bravo, con los presidentes de las tres diputaciones de la Comunitat y el presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias para hacer un seguimiento del Plan de Apoyo Municipal y analizar el impacto de la crisis de la COVID-19 en el ámbito de la Administración local. Martí ha sido muy tajante al señalar que “los trabajos de desinfección han venido para quedarse y éste es un aspecto en el que no caben relajaciones de ningún tipo”.

Ha sido una reunión que Martí ha calificado de “muy importante” en la que también se ha puesto de manifiesto que los ayuntamientos y sus policías locales deben controlar los accesos y el cumplimiento de las medidas de distancia social de seguridad en los mercadillos municipales que se van a volver a celebrar a partir del día 30 de abril. “Guardar esta distancia de seguridad resulta imprescindible para no dar pasos hacia atrás, algo que concierne tanto a los vendedores como a los usuarios”.

En el encuentro también se ha abordado la situación que se vivirá el fin de semana, que será el primero en el que se permitirá a la población hacer deporte y dar paseos al aire libre.

El presidente de la Diputación de Castellón considera “muy acertada” la celebración de reuniones como la mantenida en el día de hoy “porque es fundamental que todos aunemos fuerzas y rememos en la misma dirección a la hora de adoptar medidas para superar los efectos de la pandemia y de sus consecuencias laborales, sociales y económicas”.

Durante la reunión la consellera Bravo ha informado de que 57 pequeños ayuntamientos de la provincia de Castelló han realizado algún tipo de petición al Plan de Apoyo Municipal, de los que la mayor parte, el 75%, tiene menos de mil habitantes. El 87% de esas solicitudes corresponde a pueblos con menos de 5.000 habitantes. Se trata peticiones de material sanitario, desinfección o transporte de alimentos.

Deja un comentario