La chef Carme Ruscalleda premio ‘Carxofa d’Or 2023’ de Benicarló

La chef de renombre, Carme Ruscalleda, cuenta con una trayectoria impresionante respaldada por seis estrellas Michelin. Durante 30 años, dirigió uno de los templos de la gastronomía mundial, el restaurante Sant Pau, y es considerada una de las mejores cocineras del mundo.

 

En este año, Ruscalleda recibirá el premio más importante otorgado por el Ayuntamiento de Benicarló en ocasión de la ‘Festa de la Carxofa’: la Alcachofa de Oro. Este reconocimiento tiene como objetivo promover y fortalecer la promoción de la Alcachofa de Benicarló como producto gastronómico.

La chef, una de las más prestigiosas y respetadas en la escena mundial, recibirá el premio en la cena de gala que se llevará a cabo el próximo viernes 27 de enero en el Parador de Turismo de Benicarló. La ceremonia contará con la presencia de autoridades y representantes del sector agrícola para conmemorar los 30 años de la Festa de la Alcachofa.

Carme Ruscalleda nació en Sant Pol de Mar (1952) en una familia campesina y comerciante que le transmitió los valores de la tierra y de la cocina de kilómetro cero. Desde joven, mostró inclinaciones artísticas y se sintió atraída por la cocina, a pesar de haber estudiado Comercio Mercantil y haberse formado como cansaladera para trabajar en el negocio familiar.

Con el apoyo incondicional de su esposo, Toni Balam, Ruscalleda transformó la tienda de sus padres, un supermercado con sección de carnicería, en un delicatessen de éxito en la región. En 1988, el matrimonio dio un paso adelante y convirtió el antiguo Hostal Sant Pau en un restaurante gastronómico que estuvo abierto hasta octubre de 2018 y donde obtuvo los más altos premios profesionales.

En 2004, abrió un restaurante en Tokio y en 2009, junto con su hijo, Raül Balam, abrió el restaurante Moments en el hotel Mandarin Oriental.

Bajo la marca CR (Carme Ruscalleda), ha obtenido 6 estrellas Michelin (3 en Sant Pol, 1 en Tokio y 2 más en Barcelona). Ruscalleda es una cocinera autodidacta y perfeccionista. Su discurso gastronómico se basa en un diálogo constante con la tradición culinaria, que reinterpreta con imaginación y respeto por el producto.

Carme Ruscalleda cree con absoluta firmeza que la cocina es cultura y apuesta por una cocina saludable, en armonía con el paisaje y el entorno, un reflejo de su compromiso con la sociedad. Tiene publicados varios libros de cocina y es incansable en difundir hábitos alimentarios saludables en los colegios y en los medios de comunicación. Según la revista ‘Forbes’ es una de las 100 mujeres más influyentes de España.