La comisión del Fondo Diocesano ante el Covid-19 fijará el lunes criterios y protocolos para redistribuir las ayudas

Después que el 16 de abril se crease el Fondo Diocesano ante el Covid-19 con una aportación inicial de 160.000 €, en una semana se recogieron 50.000 euros más gracias a las aportaciones de particulares, parroquias y entidades diocesanas.

Y este lunes próximo, 4 de mayo, se reunirá telemáticamente la Comisión de gestión para determinar los criterios de las ayudas que se pueden pedir y el procedimiento para entregarlas.

La Comisión está integrada por el Delegado episcopal para Cáritas, Sergio Mendoza, representantes de cáritas interparroquiales (Manuel Agost, consiliario de Almazora y Pascual Andrés, director de La Vall d’Uixó), del voluntariado (Francisco Pérez, responsable del equipo de voluntarios, además de Delegado de Pastoral Seglar), y la coordinadora del Área de Animación comunitaria en el Territorio, María Elena García, y el ecónomo diocesano, Vicente Gómez.

Sergio Mendoza ha manifestado el reconocimiento por los donativos recibidos y la generosidad de la gente. Los datos al concluir el mes de abril, muestran que los donativos hechos por particulares –entre ellos muchos sacerdotes- son de 43.917 € , por parroquias y entidades eclesiales en la Diócesis 2.947 €, y empresas 56.100 €.

Por otra parte, Cáritas cuenta con 1.089 socios que regularmente aportan una cuota. Un equipo de voluntarios los están llamando para interesarse por ellos, preguntarles cómo están y si necesitan ayuda, pensando en especial en los más mayores. El compromiso de los socios – muy importante para poder planificar proyectos – se mantiene y alguno ha aumentado su cuota.

Deja un comentario