La Diputación exime del pago del canon anual al Cardenal Ram de Morella y el Palau dels Ossets de Forcall por la crisis de la COVID-19

José Martí señala que «tenemos que estar a la altura de las circunstancias adoptando medidas que garanticen la continuidad de estos negocios y de sus puestos de trabajo

La Diputación de Castellón aplicará una exención temporal del pago del canon anual a las empresas arrendatarias que explotan el Hotel Cardenal Ram de Morella y el Hotel Palau dels Ossets de Forcall, que permanecen cerrados desde la declaración del Estado de Alarma. Es una decisión que tiene vigencia durante el periodo comprendido entre el 12 de marzo y el 31 de diciembre de 2020 y que, según el presidente José Martí, «se adopta a la vista del informe técnico que acredita la actual inexistencia de actividad» en estos dos inmuebles que son propiedad de la institución provincial. En este documento también se especifica que la recuperación de ambos negocios «será costosa y larga».

Martí señala que «es una decisión necesaria porque estos dos hoteles resultan fundamentales para el desarrollo turístico y la generación de actividad económica en Els Ports» y defiende que «en esta situación de grave crisis generada por la pandemia los responsables públicos tenemos la obligación de estar más a la altura de las circunstancias que nunca». En consecuencia, «en esta comarca en la que la despoblación está tan presente se impone la adopción de medidas que ayuden a preservar los negocios y los puestos de trabajos ya existentes».

Según se estipula en los contratos de arrendamiento vigentes, en 2020 la empresa adjudicataria del Hotel Cardenal Ram tendría que abonar a la Diputación un pago de 3.000 euros en concepto de canon anual y la explotadora del Hotel Palau dels Ossets 15.461.00 euros.

Deja un comentario