La Diputación finaliza las obras de seguridad vial del Camí de la Canà en Els Ports, pendientes desde 2017

El diputado de Carreteras, Santi Pérez, anuncia que el vial se ha puesto en servicio una vez culminados los trabajos de ampliación de las cunetas y de eliminación de la vegetación en los márgenes

La Diputación de Castellón ha finalizado las obras de seguridad vial en el Camí de la Canà, presupuestas en 150.000 euros, que estaban pendientes de ejecutar desde 2017. Se trata de una vía que discurre por los términos municipales de Morella, Cinctorres y Castellfort, muy utilizada por las conductoras y los conductores de los pueblos de la riera de los ríos Bergantes y Cantavieja.

Es una información ofrecida por el diputado provincial de Carreteras, Santi Pérez, quien ha recordado que con la puesta en servicio de esta vía «se da satisfacción a una histórica reivindicación de los ayuntamientos de la zona, y se culmina un proceso auspiciado a finales de 2015 por la entonces Conselleria de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, que se materializó en un acuerdo de colaboración entre la propia conselleria y la Diputación de Castellón para la ejecución de las obras».

«Era necesario modificar la anchura del vial, que en algunas partes resultaba muy estrecho» y lo acordado fue que la Generalitat ejecutaría el trazado más próximo a la CV-135 y la Diputación el más cercano a la CV-12. Sin embargo, aunque la conselleria finalizó su parte en 2017, el anterior equipo de gobierno de la Diputación dejó sin ejecutar la suya, a pesar de que fue incluida en los presupuestos de la institución provincial de 2018 y 2019».

La nueva mayoría entendió que se trataba de una anomalía que había que resolver, razón por la que «nada más acceder al gobierno de la Diputación, a mediados del año pasado, nos pusimos manos a la obra para ejecutar los trabajos pendientes». Es una actuación que ya ha finalizado «a pesar de las muchas dificultades añadidas con las que nos hemos ido encontrando, como el temporal Gloria de enero y la posterior pandemia del coronavirus».

«Lo que hemos hecho es mejorar las cunetas, sobre todo en las curvas más peligrosas, para hacerlas pisables, ampliando su anchura, según tramos, entre un metro y un metro y medio». Son trabajos que permiten «aumentar la visibilidad de forma considerable y, en consecuencia, la seguridad vial» porque «con la intensa limpieza silvícola realizada se ha eliminado gran parte de la vegetación invasiva del vial que había en las cunetas».

Deja un comentario