La Generalitat impulsa la instalación de cajeros automáticos

Alcaldes y portavoces socialistas del Alto Palancia y Ernest Blanch aplauden el plan para la instalación de cajeros automáticos impulsado por la Generalitat Valenciana

Entrarán en servicio en 2020 para paliar el grave problema que padecen las personas mayores de las pequeñas poblaciones de interior, que tienen serias dificultades para desplazarse hasta otros municipios cercanos para realizar acciones básicas como reintegros o ingresos. Se trata de una medida implementada por Ximo Puig, de la que se van a beneficiar 45 municipios de la provincia de Castellón.

 

Ernest Blanch ha visitado varias poblaciones del Alto Palancia para abordar con sus alcaldes y candidatos la problemática por la que vienen atravesando sus vecinos y vecinas por el cierre sistemático de oficinas bancarias y de cajeros automáticos que se ha producido en los últimos años. Un problema muy grave que afecta sobre todo a personas de edad muy avanzada que no se pueden desplazar hasta otras poblaciones para hacer ingresos o reintegros.

Una situación muy complicada que según ha explicado Blanch se podrá paliar en los próximos meses gracias a la determinación del Presidente Puig, que desde la Generalitat Valenciana ha impulsado un plan que incluye medidas especiales contra la despoblación y a favor del rescate de municipios con especiales dificultades financieras.

El plan permitirá que un total de 45 municipios de la provincia de Castellón puedan disponer en 2020 de un cajero que se ubicará dentro de las dependencias muncipales. La Generalitat ya ha sacado a concurso su arrendamiento, que tendrá una vigencia de cuatro años.

Dispondrán de cajero todos los ayuntamientos que lo han solicitado, un total de 45 en la provincia de Castellón: Aín, Alcudia de Veo, Ares, Algimia, Almedíjar, Arañuel, Argelita, Ayódar, Castellnovo, Castellfort, Culla, Cirat, Caudiel, Cortes de Arenoso, Espadilla, Eslida, Fanzara, Fuente de Ayódar, Geldo, Herbés, La Jana, Ludiente, Mata de Morella, pedanías de Ortell y Xiva de Morella en Morella, Matet, Montán, Olocau, Pina de Montalgrao, Portell, Rosell, Serratella, Sot de Ferrer, Teresa, Toga, El Toro, Torás, Torrechiva, Tirig, Todolella, Vallibona, Vilar de Canes, Vall de Almonacid, Villanueva de Viver y Zucaina.

El secretario general del PSPV-PSOE ha señalado que con el problema que ha surgido con marcha de las entidades bancarias de las pequeñas poblaciones de interior “la globalización muestra la peor de sus caras, la de la voracidad de los mercados”.

Lo corrobora el alcalde de Almedíjar, José Estaban Villanova, quien ha alertado de que la suya es una población de alrededor de 200 habitantes, de los que 90 tienen entre 65 y 90 años de edad. Muchos de ellos tienen movilidad reducida y viven solos.

En términos similares se ha manifestado la alcaldesa de Castellnovo, Carmina Gil, quien ha lamentado que justamente la semana pasada se produjo el cierre de la última oficina bancaria que quedaba en el pueblo. Por ello se están recogiendo firmas para que las tres entidades que hasta hace pocos años daban servicio en el municipio reconsideren su decisión.

Idéntico problema existe en Caudiel, donde el candidato socialista a la alcaldía, Gregorio Moya, lamenta el cierre de las dos oficinas bancarias que estuvieron abiertas durante muchos años. Las personas mayores de este pueblo tienen que desplazarse hasta Jérica, que está a 5 kilómetros; Viver que se encuentra a 6 kilómetros, o Segorbe a 15. Si los familiares no pueden llevarlos hasta la entidad, tienen que tomar un taxi y después esperar colas que, en ocasiones, son muy largas.

Deja un comentario