Icono del sitio Castellón Diario

La Guardería Rural del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares detecta tres nuevos vertidos ilegales

El servicio de Guardería Rural del Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del Mijares formado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana ha encontrado tres nuevos vertidos ilegales dentro del paraje fluvial formados por escombros de obra de alguna vivienda particular, seis neumáticos de coche gastados y botes vacíos de pintura con maderas rotas. Los residuos han sido abandonados en varios lugares del paisaje protegido. Los desechos han aparecido hacinados, algunos en lugares bien visibles como el vertido de escombros de obra y otros en lugares mejor escondidos como es el caso de los neumáticos y los botes de pintura y silicona. El servicio de Guardería rural del Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares ha levantado acta de los tres nuevos vertidos ilegales. Esta infracción, considerada muy grave por vertido en espacio protegido, podría costar una multa muy elevada a la persona o personas responsables. En los últimos años la cantidad de vertidos en la desembocadura del río Mijares han disminuido considerablemente pero todavía hay particulares o empresas que se atreven a lanzar los desperdicios, algunos potencialmente contaminantes como los neumáticos o los botes de pintura y silicona, en un espacio preservado que recoge las figuras de Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares declarado por la Generalitat Valenciana en 2005, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Zona Húmeda Protegida y Lugar de Interés Comunitario (LIC) incluido en la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

Los escombros y los desechos en los ecoparques para evitar fuertes sanciones económicas

El Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares recuerda que todos los vertidos ilegales realizados en el paraje fluvial son perseguidos y denunciados, tanto por la guardería rural, como por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil o por las policías locales de los tres ayuntamientos responsables como Burriana, Almassora y Vila-real. Los infractores se enfrentan a elevadas multas económicas por verter ilegalmente cualquier residuo o escombros en una zona protegida como es el tramo bajo del río Mijares. El Consorcio río Mijares recuerda que en las tres poblaciones implicadas en la conservación del espacio fluvial como son Almassora, Burriana, Vila-real o en cualquier otra ciudad ubicada cerca del espacio protegido, existen ecoparques donde se pueden depositar escombros y otro tipo de desechos de forma totalmente gratuita, así como también existen servicios municipales de recogida de voluminosos.
Salir de la versión móvil