La Guardia Civil desarticula un Grupo Criminal dedicado a cometer robos con violencia, robos con fuerza, lesiones y detenciones ilegales

El Grupo Criminal estaba dirigida por una abogada colegiada en Castellón

Sus víctimas residen en distintas poblaciones de la provincia.

La Guardia Civil, en el marco de la operación BUITRES, ha desarticulado un grupo criminal dedicado a cometer robos con violencia, robos con fuerza, lesiones y detenciones ilegales en poblaciones de la provincia de Castellón.

La operación se inició en el mes de Diciembre de año 2017 con motivo del robo con violencia y detención ilegal ocurrido en un establecimiento público de Torreblanca, donde los autores sustrajeron 7000 euros y posteriormente maniataron a los propietarios.

Los Guardias Civiles iniciaron una investigación, dando como resultado tras la realización de numerosas gestiones, inspecciones oculares, testifícales y otras numerosas de índole más técnicas, se logró la identificación de un grupo sospechoso compuesto de dos mujeres y dos varones, dedicado a la comisión de hechos delictivos de las mismas características, y que la persona que lo liderada tenía abierto un despacho de abogados y colegiada en Castellón.

Fruto de las investigaciones los Guardias Civiles procedieron a la detención de cuatro persona (dos varones y dos mujeres), efectuando dos registros, uno en una vivienda de Vila-real, y otro en un despacho profesional en la ciudad de Castellón y que era de la letrada ahora detenida.

En los mismos se intervinieron dos vehículos, seis teléfonos de alta gama, un ordenador portátil, documentación relacionada y siete pendrives con numerosa información.

El “modus operandi” consistía en que la abogada con la información sensible obtenida sobre sus clientes y amistades (la mayoría personas de avanzada edad, con múltiples propiedades arrendadas y con dinero en metálico en sus domicilios), facilitaba al resto del grupo criminal para que cometieran los hechos delictivos, utilizando una violencia extrema con las víctimas, maniatándolas y dejándolas abandonadas en la viviendas o locales, cerrando las puertas para que no pudieran solicitar ayuda. En sus robos buscaban principalmente dinero en efectivo y joyas, de cuya existencia y lugar habían sido previamente facilitados.

A los mismos se les atribuye los siguientes delitos:

 -Un delito de pertenencia a Grupo Criminal.

-Un delito de robo con violencia y detención ilegal ocurrido en Diciembre del 2.017 en Torreblanca, donde sustrajeron 7.000 euros y maniataron al dueño de un bar.

 -Un delito de robo con violencia y detención ilegal ocurrido en Junio del 2.018 en Alcossebre, donde sustrajeron 200 euros y maniataron a la propietaria de la vivienda poniendo en riesgo gravemente su vida.

-Dos delitos de robo con violencia en grado de tentativa y lesiones graves, ocurrido en Mayo y Diciembre del 2.018 en Almassora, donde hirieron gravemente a una de las víctimas con lesiones graves en rostro y mandíbula.

 -Un delito de robo con fuerza ocurrido en Mayo del 2.018 en el Grao de Castellón, donde sustrajeron 25.000 euros y una pistola.

-Un delito de robo con fuerza en grado de tentativa ocurrido en Almassora.

-Un delito de hurto ocurrido en mayo del 2.018 en el Grao de Castellón, donde sustrajeron en un domicilio 10.500 euros.

El valor del dinero sustraído en los hechos delictivos asciende a más de 50.000 euros.

Las diligencias han sido entregadas en los Juzgados de Castellón y Vinaròs, quién ordenó el ingreso en Prisión de tres de ellos.

La actuación ha sido realizada por efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón.

Deja un comentario