La Guardia Civil detiene a dos personas e investiga a otras tres que perforaban un oleoducto para sustraer hidrocarburos en Burriana

La organización había conseguido sustraer más de 35.000 litros de carburante en un oleoducto en Burriana, que recorre la provincia de Castellón

El valor del perjuicio económico causado es de 75.000 euros

La Guardia Civil en el marco de la Operación CARABONA ha procedido a la detención de dos varones de 31 y 37 años de edad e investigado a dos mujeres y un varón de edades comprendidas entre 24 y 39 años de edad, pertenecientes a una organización especializada en el robo de hidrocarburos mediante la perforación de un oleoducto en la zona de Burriana. A los detenidos e investigados se les atribuyen los supuestos delitos de robo con fuerza, estragos y pertenencia a grupo criminal.

La operación se inició en septiembre del año 2016 cuando la Guardia Civil detectó que se estaban realizando extracciones de forma ilícita de carburante en un oleoducto de la provincia de Castellón. Continuando con las investigaciones los agentes pudieron comprobar la existencia de un grupo de personas que podrían estar realizando extracciones de hidrocarburos, por lo que estableció un dispositivo de seguimiento y control. Fruto de ello los agentes procedieron a la detención de dos personas y a la investigación de otras tres en la provincia de Alicante.

La Guardia Civil ha podido constatar que la organización podría haber sustraído más de 35.000 litros de carburante a lo largo de los tres últimos años.

Igualmente se estima que el perjuicio económico causado es de 75.000 euros

No se descartan nuevas detenciones.

Modus Operandi

Los autores realizaban una zanja camuflada con ramas, en la cual escondían una manguera que había sido conectada directamente al tubo del oleoducto. Desde una nave alquilada por los autores muy cercanos al lugar de la extracción, existiendo en su interior cámaras de vigilancia y gran cantidad de dispositivos de alta tecnología, entre ellos uno que regulaba el carburante sustraído para no ser detectado que era introducido en unos depósitos especiales para posteriormente ser distribuido.

Elevado riesgo para la seguridad

Esta práctica supone un alto riesgo para la seguridad pública, ya que para tener acceso al carburante de la red se perfora el tubo del oleoducto con riesgo de explosión, así como un peligro medio ambiental por derrame de hidrocarburo en la zona.

Los detenidos e investigados junto con las diligencias instruidas han pasado a disposición del Juzgado de instrucción número 4 de Villareal.

La actuación ha sido realizada por efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Castellón.

Deja un comentario