La Guardia Civil ha detenido a dos mujeres por sustraer muebles antiguos valorados casi en 100.000 euros

Estos muebles están catalogados entre los siglos XVII y XIX

Una de las presuntas autoras se encontraba cumpliendo condena en el Centro Penitenciario de Picassent

El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Oropesa del Mar ha detenido a dos mujeres de 38 y 49 años como presuntas autoras de un delito de robo con fuerza, tres delitos de estafa y un delito de daños, al sustraer de una masía en la localidad de Borriol varios muebles catalogados entre los siglos XVII y XIX y venderlos a terceras personas.

La investigación comenzó a finales del mes de enero del presente año tras recibir denuncia del propietario de la masía informando del robo de los muebles.

Desplazados hasta la vivienda en la que residía una mujer con consentimiento expreso de los propietarios, los guardias civiles realizaron la inspección técnico ocular determinando que las presuntas autoras habían accedido al interior forzando los barrotes de una ventana, aprovechando que no había nadie, y una vez en dentro habían conseguido abrir la puerta de acceso para poder sacar los muebles cómodamente.

La operación de la Guardia Civil que se desarrolló en dos fases, consistió en el análisis de datos, recopilación de información y obtención de pruebas que llevaron a los agentes a la explotación de la primera fase de la operación durante el mes de mayo, localizando y recuperando, en un primer momento, el mobiliario que se encontraba preparado para su venta en varios anticuarios de la provincia.

 Fruto del hallazgo de los mismos y continuando con las pesquisas, los agentes investigadores lograron identificar a una de las presuntas autoras, que resultó ser la hija de la mujer que vivía en la masía, procediendo a su detención el pasado 12 de mayo atribuyéndole los delitos de estafa y daño además del robo de los muebles.

Estos muebles, datados de los siglos XVII, XVIII y XIX, que pudieron ser entregados a su legítimo propietario, se estima que pudieran alcanzar un valor de mercado de casi 100.000 euros.

Durante la segunda fase de la operación la Guardia Civil obtuvo pruebas evidentes de la identificación de una segunda persona implicada en el robo, una mujer vecina de Picassent (V), que fue localizada en el Centro Penitenciario de la misma localidad, donde se encontraba cumpliendo condena por diversos delitos, culminando el pasado día 20 de julio con su detención.

La actuación ha sido realizada por efectivos del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Oropesa del Mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *